RESEÑA DE "...Y NAVEGAR EN TU MAR", SEGUNDA ENTREGA DE LA SERIE "EXTRARRADIO" DE JUANI HERNÁNDEZ MARTÍNEZ




“…Y NAVEGAR EN TU MAR”

AUTORA: JUANI HERNÁNDEZ MARTÍNEZ
GENERO: ROMÁNTICO/CONTEMPORÁNEO
PUNTO DE VENTA: AMAZON

SINOPSIS:

La historia de Vanessa y Darío no tuvo muy buen comienzo que digamos. Acostumbrado a tener a cualquier mujer que se le antojara, el batería de Extrarradio vino a darse cuenta tarde de que la amiga de Sofía no era una fan más. Y aunque en un principio ella se dejó deslumbrar por el «ídolo», no dudó en hacer prevalecer sus propios deseos y poner a aquel hombre de cuerpo de infarto en su sitio.

Ahora, el deslumbrado es él, y cree haber encontrado en Vanessa la mujer con la que descubrir plenamente ese sentimiento llamado amor del que solo ha conocido el lado amargo. Aunque, para ello, primero tendrá que demostrarle que hay mucho más allá de lo que cuentan las revistas de él.

Vanessa es madre soltera, por lo que hace mucho tiempo que dejó de creer en el Príncipe Azul; desde luego, no está sentado tras una batería ni aparece en las revistas del corazón, cada semana con una mujer diferente.

¿Conseguirá Darío que deje atrás sus miedos? ¿Podrá Vanessa confiar plenamente en él?

No te pierdas su historia, llena de romanticismo, pasión y… ¿traición?





MI OPINIÓN PERSONAL:


“…perderme en ti, navegar en tu mar.”
No lo he podido evitar, soy una romántica sin posibilidad alguna de cura y me gusta tanto esta frase que define tan sumamente bien el espíritu del libro que, sencillamente, he sucumbido a la tentación de  empezar esta reseña con esta preciosa cita, una de tantas frases hermosas  de   este historia.

Porque tras seducirnos y enamorarnos con la primera novela de la “Serie Extrarradio”, “Lágrimas de Ángel”, Juani Hernández Martínez regresa y lo hace por la puerta grande con la segunda entrega de esta serie “… y navegar en tu mar”, afianzándose en este mundo como la gran autora que ya es, una autora que en cada novela nos ofrece algo distinto, refrescante y real.

 “… y navegar en tu mar” es una historia maravillosa que enlaza con “Lágrimas de ángel”, dando continuidad a la trama de esta primera novela de la serie. Es la historia de Vanessa, una simple peluquera de pueblo, madre soltera de un niño precioso del cual hablaré en su momento, que ha salido adelante en la vida sin ayuda de nadie, solo de ella misma y de su valentía, empuje y arrojo; y de Darío, batería del grupo Extrarradio, un hombre que no es lo que aparenta ser, escondido detrás de la fachada que le ha servido durante años para no enfrentarse a su realidad. Un hombre atormentado por un pasado que le ha marcado, por un presente que, aunque no lo parezca, no le llena del todo, por un futuro que anhela, pero no se cree capaz de merecer  y por una familia que no le apoya todo lo que quizás debería de apoyarle.

Darío ve en Vanessa el mar en que navegar, una posibilidad de redención, ese puerto seguro al que llegar para descansar, relajarse, poder ser él mismo, el hombre, la persona,  no el ídolo de masas que la gente ve. Pero al mismo tiempo, para Vanessa, Darío también es ese puerto seguro en el que curar su corazón herido, ese anhelo olvidado de vivir un amor verdadero. Algo que se estaba negando ella misma, quizás por un sentimiento de culpabilidad alimentado por personas que una y otra vez le reprochan ese desliz de adolescencia que trajo como consecuencia ese niño maravilloso que tiene.

Para Vanessa su hijo es lo primero y el hombre que quiera amarla tiene que hacerlo con el lote completo, ya que el uno no va sin el otro. Por esta razón, ella está convencida de que nunca encontrará a nadie que además de amarla a ella, quiera ser un padre para su hijo, por eso, de vez en cuando, busca alguna aventura esporádica, sin esperar nada más que eso ni pedir nada a cambio. Darío es para ella “sinónimo de problemas...”, empleando palabras de la autora, alguien de quien debe alejarse inmediatamente antes de que se instale en su corazón y lo destroce. Por esto, intenta rehuirlo una y otra vez, y tantas veces como ella le rechaza, son otras tantas que Darío no se amilana, va a por ella demostrándole con hechos, gestos y palabras hermosas, que verdaderamente quiere navegar en el mar de la vida junto a ella y a su hijo. Para ello, al principio cuenta con la inestimable ayuda de Sofía, nuestra Sofía, la Sofía de Ángel, que siguen adelante con su relación cada vez más enamorados.

A pesar del mal comienzo que tuvieron y que todas las que nos hemos leído “Lágrimas de Ángel” conocemos, Vanessa es como un soplo de aire fresco en la vida de Darío, alguien distinto con quien no tiene que disimular ni ser lo que no es. Del mismo modo, para Vanessa Darío es ese sueño inalcanzable, prohibido pero nunca desechado, sino guardado con mucho cuidado en su interior. 
  
Podemos decir que ambos se salvan mutuamente de la desidia, de la soledad, matando los miedos del otro con arrojo, empeño y, sobre todo, mucho amor, porque eso es lo que hay en esta novela, mucho, mucho amor; amor del bueno, de ese que hace que hagas las mayores estupideces en un momento determinado. Como reaccionar injustamente, dando por sentado algo que has visto sin cerciorarse primero de si es así o se ha interpretado mal. Puedo decir sin riesgo a equivocarme que es un sello característico de la autora hablar así del amor, porque si hay algo que me gusta de Juani   son las hermosas frases que,  en boca de los personajes, utiliza para describir un sentimiento tan profundo y grande como el mismo mar, en el cual navegan Darío y Vanessa, ese mismo mar que los acoge y los arrulla convirtiéndose en un testigo privilegiado de su amor.

Pero antes de llegar a todo eso, Darío tendrá que conquistarla, luchar por ella y demostrarle que el imbécil que estaba ese día en el camerino no era el verdadero Darío, sino el prepotente y despreocupado batería de un grupo que con solo guiñar un ojo tiene a su disposición a cualquier zorra que le apetezca. Pero Vanessa no es así, ella no solo no es una zorra, tampoco es alguien más que pasa por la vida de Darío sin dejar huella, una muesca más en sus baquetas de batería. Vanessa es algo más y cuando él se da cuenta de ello decide luchar por ese sentimiento que, sin poderlo llamar amor todavía, necesita ser explorado e investigado para ver hasta dónde le lleva.

 En pocas palabras, Darío ha de lograr que Vanessa descubra al ser humano que se encuentra detrás de esa especie de superhéroe, ese ídolo de masas idolatrado por un montón de mujeres que solo buscan su momento de gloria. Porque detrás del ídolo se encuentra el superhéroe ese al que ve Alejandro, su hijo, y detrás del héroe se encuentra el ser humano, esa persona real con las limitaciones propias de todo ser humano, con sus defectos, virtudes… y miedos, con su pasado, presente y futuro. 

Para conseguirlo, Darío tiene dos potentes aliados, uno de ellos como he dicho antes es Sofía, que decide ayudarlo no sin antes advertirle de lo que le pasará si le hace daño. El otro es Alejandro, el hijo de Vanessa, para el que Darío es esa especie de superhéroe, que he mencionado antes, que todo lo puede. Entre Alejando y Darío se establece una conexión muy bonita e importante de la que hablaré un poco más abajo.

La historia empieza en el mismo momento en donde la autora lo dejó con “Lágrimas de Ángel”, no ha hecho transcurrir el tiempo, sino que enlaza el final de la primera historia con el principio de la segunda de una manera genial, dando la sensación de continuidad. He de decir que esto es algo que me encanta, que retome la historia en el mismo punto en donde la dejó.

Al final de “Lágrimas de Ángel” dejamos a nuestros amigos dando a Merche su día especial, ese momento mágico del cuál debido a su enfermedad, hacía tiempo que no disfrutaba. Como colofón de ese momento mágico Sofía tiene preparado algo especial, una sorpresa que al final acaba siéndolo no solo para Merche, sino también para el mismo Darío, ya que Sofía ha propiciado un encuentro con una Vanessa que no está dispuesta a dejarse intimidar…, al menos en apariencia, porque el encuentro no puede ser más gracioso y explosivo, haciendo que salten las chispas entre ambos.

 Al mismo tiempo, la autora nos deja saber cómo les v
a a Ángel y Sofía, introduciendo en dos momentos determinados de la historia, así como quién no quiere la cosa, una interrogante que no te aclara en este libro, por lo que imagino dejará para el  siguiente, y esto es genial, ya que con ellos provoca que el lector no solo esté deseando leer la historia de Raúl y Diana, sino que siga expectante ante este interrogante nuevo. ¿Un nuevo problema en el paraíso creado por Sofía y Ángel?

Pero vayamos poco a poco, conociendo a los personajes, porque  otra cosa  que caracteriza a esta autora es la gran variedad y riqueza de los personajes secundarios  que confluyen alrededor de los dos principales, cada uno con su propio carácter y su peculiar manera de ser, unos malos, otros buenos, con  sus defectos, virtudes y… carencias humanas.

Empecemos por los componentes de la banda y las tres chicas que los vuelven de cabeza. De estos tres poco más se puede decir. Ángel y Sofía siguen con su relación cada vez más enamorados, aunque parece que haya un pequeño bache que ambos tienen que salvar, algo que la autora menciona de pasada en dos momentos del relato, pero que deja sin solucionar, imagino que para el siguiente libro.

 Ángel y Sofía, sobre todo Sofía, son dos poderosos aliados de la pareja, sobre todo de Darío en su lucha por conseguir el amor de Vanesa. Cuando Darío le propone a Sofía su plan de conquista, ella finge escandalizarse, pero está de acuerdo con él ¿Cuál será este plan del que hablo? Por otro lado, Ángel, al final del libro, casi al final, le demuestra a Vanessa que no todo… es lo que parece, confirmando así que ha aprendido de sus propios errores.  No voy a decir más porque si queréis averiguarlo solo tenéis que leer “…y navegar en tu mar”.

De Raúl y Diana poco voy a hablar aquí, ya que ellos van a tener su propia historia en el siguiente libro de la serie que ya tiene nombre y se llamará “Cada vez que te beso”. Si queréis saber la trama o sinopsis, Juani nos la pone al final de este libro.  Solo decir que poco a poco parece que vamos teniendo un acercamiento de la pareja, propiciado también por los demás. Decir también que en un momento determinado Raúl toma una decisión que va a influir en sus vidas, no solo en la de él, sino también en la de Diana y en la del resto del grupo, ¿cuál será?

Vayamos con la familia de Darío, empezando  por su  hermano Wenceslao y su mujer Vero, dos personajes complicados, controvertidos, contradictorios …, muy difíciles, a los que no sabes si odiar o sentir lástima por ellos. Dos personajes a los que debéis descubrir por vosotras mismas e iros formando una opinión a medida que transcurre la historia. Ambos son tal para cual, posesivos, ambiciosos, egocéntricos, egoístas, solo piensan en ellos y su felicidad, no en la de la persona que en esos momentos comparte su vida… Son dos personajes con más o menos peso en la historia, que cumplen su papel a la perfección y que, conforme se acerca el final de la misma, adquirirán un cierto protagonismo mientras se precipitan hacia su muy más que merecido final. Hay un momento, solo un momento, en que Vero nos hace tener sentimientos encontrados entre la pena y el odio, debido a un tema que debéis descubrir por vosotras mismas, un tema que la autora enfrenta con gran valentía, y decidir al final si realmente Vero es merecedora de esa pena.
  
Hablemos un poco, pero solo un poco, de Abel y Elvira, los padres de Darío y de su hermana Cristina. Elvira y Cristina son dos mujeres un tanto débiles que aceptan calladamente y con resignación la postura de sus maridos. Cristina es una mujer que vegeta, no vive, porque vivir, para ella, significaría tomar una decisión muy drástica a la que no se atreve a enfrentarse, sobre todo viviendo en un pueblo pequeño como Combarro. En cierto modo, siente envidia de su hermano, que un día decidió seguir su propio camino en vez de navegar en “ese mar traicionero” que le arrebató a una de las personas más queridas de su vida. Pero no son celos malos, no creáis, Cristina no es mala, en absoluto y será una buena aliada de Vanessa en cuanto se dé cuenta de que la verdad y la razón no están del lado de las personas que ella pensaba. En cuanto a esa decisión que tiene que tomar…, lo descubriréis leyendo el libro.

Realmente no se merece el presente que tiene, la vida que vive y mucho menos al marido que un día eligió para compartir esa vida, un personaje también débil al que es fácil de manipular y amedrentar con ese poderoso caballero que se llama “Don Dinero”.
Abel merece mención aparte, pues es el personaje tipo de una sociedad anclada en el pasado, que no ha sabido salir adelante ni aceptar que los hijos se tienen para que estos vivan sus propias vidas, no las que los padres en cuestión han decidido que vivan. Es interesante la evolución de este personaje y cómo se precipita esta evolución al final, cuando un suceso importante está a punto de desmoronar la vida de todos.

Vamos ya con mis dos personajes favoritos: Carmen, la abuela de Darío, y Alejandro, el hijo de Vanessa. Empecemos por Carmen.
Carmen es esa abuela que todos quisiéramos tener, tierna, cariñosa, capaz de dar la vida si es necesario por defender y proteger a los que ama. Siempre apoyó a Darío y ve en Vanessa a la mujer que, simplemente, le complementará y hará feliz. La acepta en su vida sin más, sin preguntas, reproches ni censuras convirtiéndose en una poderosa aliada. Al mismo tiempo, es una matriarca en todo el sentido de la palabra, impone su ley y su autoridad, dicta sentencia cuando las cosas no se hacen como ella piensa que se tienen que hacer. Es tierna y a la vez dura, implacable con aquellos que no entran por el cauce del mar que ella gobierna. Es una mujer de bandera que se hace querer desde el primer momento en que sale a escena, es el motor que mueve a Darío para regresar a Combarro, su hogar, el que le hace albergar alguna esperanza de que un día todo… será distinto.

Pasemos a Alejandro. Alejandro es el pequeño hijo de Vanessa, alegre, dicharachero, cariñoso, comprensivo, intuitivo y muy muy inteligente, pues se da cuenta de cómo son las cosas, aunque los mayores a su alrededor no se molesten en explicárselo. Es un poderoso aliado de Darío, por quien siente una peculiar atracción. Darío es su ídolo, su superhéroe, ese que ha venido a darle aquello de lo que carece: el amor y comprensión de un padre. Podríamos decir que Alejandro es un niño feliz que vive con su madre, la cual se desvive para que no le falte de nada, pero no es así. Tiene unas enormes carencias afectivas debido a la falta de un padre y ¿quizás también de sus abuelos? También es un niño inseguro que no sabe lo mucho que vale y las habilidades que tiene. Darío va a entrar en su vida arrasando, y se va a quedar ahí para animarlo a conseguir aquello que quiere y para superar junto a él los miedos del niño. 

Alejandro, a su vez, se convertirá en un aliado de la pareja, pero no dudará en un momento determinado en ponerle las cosas claras, a su manera, a Darío. Por último, decir que el niño guarda un secreto, un secreto relacionado con Darío, que no voy a desvelar porque es algo hermoso que debéis averiguar por vosotras mismas.

He mencionado de pasada a los abuelos de Alejandro, es decir, a los padres de Vanessa. Nada voy a hablar de ellos, ya que… hay un momento tenso e importante en la historia cuyo protagonista es este hombre y que, a mi modo de ver, marca un antes y un después en la manera que tiene Vanessa de ver a Darío y su posible futuro con él. Es una escena en donde hay un mensaje importante y subliminal: al final, Vannessa y Darío no son tan distintos, algo hay que los pone a la misma altura, al mismo nivel, algo que a pesar de todo los salva de sí mismos cuando hacen frente común ante ello, cuando Darío comprende y apoya a Vanesa, y Vanesa comprende y apoya a Darío.

He dejado para el final a unos personajes secundarios, cuyos nombres y misión en la historia no voy a desvelar ya que sería un poco como dar una pista sobre  parte de la trama del libro. Solo decir que son, sobre todo uno de ellos, personajes necesarios, que están ahí porque ha sido imprescindible ponerlos y cuyo protagonismo e importancia crece a medida que avanza la historia llegando incluso a ser parte imprescindible en el desenlace final de la misma y, por qué no decirlo, quizás un poco culpables de un pequeño malentendido que surge en la pareja.

Definitivamente, cada vez me gusta más cómo escribe esta autora, porque no solo ha conseguido que me enamore de la historia y sus protagonistas, sino que también ha sido una valiente a la hora de enfrentar dos temas muy candentes en nuestra sociedad actual, y los ha enfrentado con valentía, con mucha sabiduría, demostrando con esto que ha hecho una labor de documentación exhaustiva para poder describir ciertos momentos y situaciones.

Con todo ello le ha dado un matiz de realismo a la historia impresionante, ya no es algo ficticio, sino algo con lo que convivimos en nuestro día a día, algo que convierte a los personajes en seres más reales, de carne y hueso, con sus virtudes y defectos. Darío ya no es el batería  famoso al que todo el mundo admira pero que nadie conoce, ahora es el hombre, el nieto, el hijo, el hermano, incluso el novio despechado que un día corrió en pos de un sueño a pesar de que su familia estaba en contra de que lo hiciera, huyendo de ese “mar traicionero”. Vanessa ya no es solo esa fan suya empecinada en conseguir el mejor autógrafo o, si puede, algo más. Es una madre soltera, una trabajadora, una luchadora más en esta vida real en donde no todo lo que te sucede es digno de mencionar en un cuento de hadas.

Qué más puedo decir, que es una historia magnífica que habla de miedos y de inseguridades, de personas que están a tu lado, incondicionalmente, para ayudarte a superar todos tus miedos. También habla de intolerancia, de personas egoístas que se enfrentan a la pareja por separado porque, sencillamente, sienten envidia de su situación y quieren acabar con esa felicidad.

Como en todas sus novelas, Juani utiliza un lenguaje fácil, ameno y fluido para contar la historia. Una de las cosas que más me gusta de ella es cómo utiliza las descripciones. Para demostrarlo, nada más empezar la novela nos  describe  la peluquería donde trabaja  Vanessa,  lo hace de tal modo que el lector, de repente, se encuentra en la típica peluquería de barrio esperando que le  toque el turno para que le corten el pelo mientras lee los últimos cotilleos en la revista de turno. Pero cuidado… no os coléis… Darío va antes. Si queréis averiguar por qué, no tenéis más que leer esta preciosa historia de amor.

Un consejo final para aquellas lectoras que aún no conozcan la “Serie Extrarradio”, leeros antes “Lágrimas de ángel”.



 SOBRE LA AUTORA:

Juani Hernández Martínez nació en 1976 en Aldaia (Valencia) aunque pasó la mayor parte de su infancia en Picassent (Valencia)
Finalizó la carrera de Arquitectura Superior  en la Universidad Politécnica de Valencia, se define como arquitecta de profesión y escritora por devoción.
Su primera incursión en la novela romántica fue “Mi Corazón en tus manos”, la primera parte de “La saga de los Lagos y que fue publicada en diciembre de 2013. Tras este título vinieron los otros dos de esta hermosa Saga “Entre el Sol y la Luna” y “Sizigia”.  Tras haber finalizado esta saga, está trabajando en una serie de novelas de género contemporáneo, “La serie Extrarradio” (“Lagrimas de Ángel” y “…Y navegar en tu mar”).  Está próximo a publicar “Cada vez que te beso”, que dará fin a esta hermosa Serie.

Actualmente vive en Aldaia, donde su principal ocupación es cuidar a sus dos preciosos hijos, aunque siempre se las ingenia para hacerse con un puñado de ratos libres y seguir escribiendo.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

12 comentarios:

  1. Preciosa reseña, es una de mis pendientes asi que ahora ya con mas ganas

    ResponderEliminar
  2. Ahora mismo, mi humildad se acaba de ir por la ventana... ¿Mi novela te ha hecho sentir todo esto? Oleeee, toma, toma y toma!!!! Porque sí, lo he conseguido, quería que amases a sus protagonistas pero también que te encantase Carmen en cuanto la conocieses, que empatizaras con Cris, que entendieses las carencias de Alejandro, y que sintieras la historia como algo muy real, una historia que le puede pasar a cualquiera, con problemas familiares y tocando temas que están a la orden del día. Tenía muchísimo miedo porque supone un cambio a la hora de escribir y tu reseña es un premio para mí, contigo he conseguido mi objetivo y la recompensa es muy muy dulce. Porque el cariño que destilan tus palabras no tienen precio. Sé que podríamos estar echándonos flores todo el día jaja pero es que tu reseña es digna de alabanza. No es una "sinopsis ampliada" como algunas reseñas que hay por ahí, expresas lo que has sentido con la novela, explicas a los lectores lo que pueden encontrar, el tono en el que está escrita la novela, mi forma de trabajar... eso es una reseña con todas las letras! Muchísimas gracias, estoy deseando terminar la novela de Raúl y Diana para saber tu opinión, creo que será una novela para "soñar" y no digo más. Nos leemos!! Besazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Juani

      Deja que la humildad se marche por donde quiera porque, efectivamente, tu novela me ha hecho sentir todo esto y mucho más. he amado a los protagonistas y como digo en la reseña Carmen y Alejandro son mis dos personajes favoritos, la una por su carisma, el otro por su ternura, inocencia y ¿porque no? también por esas carencias afectivas.
      Es lógico tener miedo cuando publicas un nuevo trabajo porque no sabes si va a gustar o no el fruto de tanto esfuerzo, pero en tu caso, ese miedo es innecesario, te creces con cada novela que escribes y el resultado es algo sensacional y mágico.
      Yo la verdad es que estoy deseando leer la historia de Raul y Diana porque seguro que será esplendida, y desde luego te puedo decir que cuentes con mi reseña porque me encantará hacerla. Par mi es todo un honor que me la pidas.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Muchos besos

      Eliminar
  3. Por cierto, nunca sé quién de las dos hace la reseña, o si las dos jajajaja así que perdonad si hablo en singular :) Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Juani, la autora de esta reseña, así como del resto, es Pilar. Ella tiene total y absoluta libertad para decir lo que piensa y opina. Para mí es un honor tenerla en el blog poniendo sus magistrales reseñas, blog que, por otro lado, es tan suyo como mío.
      Coincido en todo lo que dice Pilar, este libro es mágico, ya lo sabes. Besos.

      Eliminar
    2. Cuando M Luisa me propuso escribir reseñas en su blog, me sentí feliz, muy feliz. Escribir es algo que me gusta mucho y Luisa me daba una oportunidad maravillosa. Estoy satisfecha con lo que hago y mucho más ahora que se que os gustan tanto.

      Eliminar
  4. No yo sabría explicarlo como vosotras, habeis dado en el clavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Almudena muchas gracias por tus palabras. Es que es una historia tan hermosa ¿verdad?

      Eliminar
  5. Sip, desde luego me pasa como a Almudena, después de semejante reseña no sé qué más podría decir porque Pilar: lo cuentas tan bien y coincido tanto con tu opinión, que no creo que pueda añadir nada, solo animar a cualquier lectora que no conozca el trabajo de Juani a que se lance a por su trabajo porque es una auténtica maravilla!
    La serie de Extrarradio puede que sea un punto de inflexión en su trabajo como autora, por ser su estreno en el ámbito contemporáneo y por reflejar cosas cotidianas que vemos y vivimos a diario, en cualquier parte donde residamos, y contar tan bien lo que le sucede a gente como nosotros (porque aunque ellos son ricos y famosos por ser miembros de un conocido grupo de música, al raspar un poco resulta que son chicos normales con sus problemas e inseguridades, quién lo iba a imaginar, verdad?), dejándonos siempre con ganas de más al cerrar el libro.
    "... y navegar en tu mar" es una preciosidad. me había encantado la primera entrega de la serie, pero esta aún más, con lo que como sigas escribiendo así Juani: fijo que la siguiente será mi favorita, ja, ja, y con los protagonistas que va a tener, a los que tengo un cariño muy especial, me da en la nariz que será fantástica!
    Un beso a todas y enhorabuena, nos leemos pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias elegv. La verdad es que tienes toda la razón del mundo, a pesar de ser tan famosos, son seres humanos con los problemas cotidianos de todos los seres humanos, con sus virtudes, defectos, sentimientos, etc. Yo desde luego estoy deseando esa tercera parte porque se que Juani se va a volver a superar a sí misma.

      Eliminar
  6. Wow... la verdad que no puedo decir más...Estoy leyendo la novela y, como siempre me pasa con las novelas de Juani, me tiene enganchadísima... lástima el poco tiempo que tengo últimamente, pero la estoy disfrutando al máximo. Un beso para todas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva gracias por tus palabras, espero que te siga gustando el libro, bueno...estoy segura de ello

      Eliminar