RESEÑA DE "ENLAZANDO EL DESTINO" DE CLAUDIA CARDOZO





ENLAZANDO EL DESTINO.
AUTOR: Claudia Cardozo
GÉNERO: Romántico
PUNTO DE VENTA: Amazon

SINOPSIS:
Claire Jones es una joven abogada con un prometedor futuro, un empleo envidiable y una sólida relación con David, el hombre que ama. Cree ser feliz y considera que su vida es casi perfecta… pero guarda un secreto que no se atreve a desvelar. Durante los últimos dos años se ha visto acosada por sueños que le muestran un pasado que no le pertenece, pero por el que no puede evitar sentirse atraída. Es testigo de una historia de amor que le intriga y enloquece a partes iguales, insegura acerca de quién es aquella mujer del pasado a quien ve perdidamente enamorada y cuál es la identidad del hombre por el que ha decidido abandonarlo todo.

Cuando el mejor caso de su carrera le es asignado y se ve frente a la posibilidad de hacer realidad sus ambiciosos planes de ascenso en la firma para la que trabaja, cree que está frente a un momento crucial de su vida, una en la que los sueños no tienen cabida. Lo que no puede imaginar es que está a punto de encontrarse con su destino, el mismo que se presenta ante ella en la forma de Simón, un detective de policía que parece decidido a obligarla a replantearse toda su existencia y la seguridad de sus sentimientos.

¿Quién es la mujer de sus sueños? ¿Qué papel juega Claire en su torturada vida? Y aún más importante… ¿Quién es realmente Simón? Atrapada entre el mundo de sus sueños y el presente, no solo deberá enfrentarse en la Corte a un oponente inesperado al luchar por la libertad de su peligroso defendido, sino que se verá también dividida entre la realidad y lo que considera una ilusión.

Misterio, intriga, peligro y una historia de amor que trasciende el tiempo, son los elementos claves de una novela que entremezcla un aire onírico y actual que envolverá al lector instándolo a formar parte de la historia y a descubrir junto a Claire cuál es su destino.

MI OPINIÓN PERSONAL:

Enlazando el destino no es la primera novela de este género que escribe Claudia Cardozo, pero sí es la primera que yo he leído de ella. Sinceramente me ha gustado tanto que he corrido a buscar más títulos escritos por esta autora,  los cuales tengo ya guardados en mi Kindle esperando a ser leídos.
Decir que me ha gustado es decir poco,   cuando al final del relato he cerrado el libro, lo he hecho con una sonrisa en la cara, esa que se te poner cuando has leído una historia, además de bonita, especial, muy especial, cuyo protagonista principal no son Claire, David o Simón, sino el destino, ese destino inexorable que te empuja hacia lo inevitable.
Es una historia que, por lo menos, te obliga a pensar que hay algo más,  seas creyente  o no, de ese tipo de teorías. Yo la verdad es que sí las creo.

Enlazando el destino es una hermosa historia apta tanto para creyentes como para no creyentes,  a los cuales espero que haya convencido la existencia de ese  hilo rojo  imaginario que mueve nuestras vidas y que se llama destino. Un destino inexorable en el cual acabarás cayendo por muchas vueltas que des; por muchos giros que hagas; por mucho que huyas de él; por mucho que  te niegues a aceptarlo, como es el caso de la protagonista de esta historia;  todo, absolutamente todo lo que hagas en esta vida, te llevará hacia él. Yo, como he dicho arriba,  me considero creyente y desde luego tras leer esta fascinante novela,  me considero mucho más.
Pero Claudia va más allá en este relato, porque no solo nos habla de ese destino hacia el cual viajamos todas las personas en estado físico, por decirlo de alguna manera, sino que nos habla de unas almas destinadas a encontrarse en el espacio, en el tiempo…, a través de él; unas almas reencarnadas en otros cuerpos, con otras vidas, otras formas de pensar, otras culturas…, pero destinadas a amarse de un modo irremediable.
Porque, efectivamente, hay algo que guía nuestros caminos en busca de ese algo distinto que nos llene esa especie de vacío que parece existir en nuestras vidas sin ni siquiera saberlo ni ser conscientes de ello, convencidos como estamos que nuestra vida es perfecta, pensando que ya hemos encontrado a esa persona que complementará nuestra existencia. Porque   siempre hay una persona destinada para ti, tu alma gemela; con la cuál estás destinada a encontrarte en algún momento, quizás no en esta vida, pero si en la siguiente o en la otra. El problema es que a veces no las sabemos distinguir en un momento o época determinados, por tanto, hay que esperar a la siguiente para hacerlo. O, como en el caso de Claire, la reconocemos de inmediato, pero nos negamos a aceptarlo, dando giros y más giros para evitarlo, negando la evidencia.
 Pero mientras no se produzca ese encuentro,  la  vida no tendrá demasiado sentido, ni tampoco el amor que se cree sentir por la persona que en un momento determinado puede estar a tu lado. No es lo mismo amar o querer a alguien…, estar bien con esa persona, que sentir una gran pasión,  vivir una apasionante historia de amor, un amor por el cual darías todo lo que tienes, incluso tu vida si es necesario, interponiéndote sin pensarlo entre el peligro y esa persona.
Los protagonistas de nuestra historia, Claire, y David son personas no creyentes, lineales, frías, que van a sufrir esa evolución, ese cambio necesario e imprescindible para reconocer a esa alma gemela. Simón, sin embargo, está hecho de otra pasta, su filosofía de la vida es distinta, cosa que le facilita reconocer a esa alma gemela desde el primer momento en que la ve, buscándola cada vez que se produce un encuentro fortuito con ella, a diferencia de Claire que sale corriendo siempre que puede. Pero  en defensa de Claire he de decir que ella tiene un motivo muy poderoso para huir, una razón de peso, un secreto que guarda celosamente incluso al mismo David, algo  que le está marcando todo el tiempo el límite entre la cordura y la locura o insensatez
Pero vayamos por partes y hablemos primero de este personaje protagonista de la historia. ¿Quién es Claire? Claire es una mujer exitosa, una abogada a la que le acaban de encomendar el caso más importante de toda su carrera, un caso difícil y comprometido que, de ganarlo, le supondrá pasar a formar parte como socio del bufete donde trabaja. Aquí se plantea entonces la primera cuestión, ¿merece de verdad la pena ganar ese caso por ocupar un puesto,  ansiado sí, pero por culpa del cual tendrá que sacrificar unas cosas y hacer la vista gorda en otras que son muy importantes?
Como ya he dicho, Claire es una gran abogada que mantiene una relación con David, del cual hablaré en un momento. Aparentemente la relación con él va bien, tranquila, sin sobresaltos…, ellos nunca discuten, porque Claire así lo quiere, ya que piensa que las discusiones son el principio del fin de una pareja, mediatizada como está por algo que le sucedió en el pasado.
Aquí viene la siguiente cuestión: ¿de verdad que no discutir con tu pareja, expresando así tus sentimientos o disconformidad con algo, supone el principio del fin de una relación? O por el contrario, ¿no saldrá esa pareja reforzada tras el fin de una discusión que puede ser necesaria? No se trata de discutir por discutir, sino de establecer los límites de una relación entre iguales, no donde uno sea el que manda y el otro el que obedezca, tal como Simón la hace ver en alguna que otra ocasión. ¿Será este pensamiento mío verdadero? Porque lo más gracioso del caso es que cada vez que Claire y Simón se encuentran, saltan de tal manera las chispas entre ellos que la situación acaba irremediablemente en discusión.
Claire, por otro lado, es una mujer decidida, valiente, «frágil y con el temple de una fiera; dulce y arisca ente lo desconocido…», tal como la define Simón en un momento determinado, el cual la conoce mejor que incluso ella misma; es una mujer apasionada que no duda en sacar todo de sí misma por defender algo en lo que cree, pero a las vez se siente agobiada por unas obligaciones que en algunos casos son reales y otras creadas por ella.  Claire es, empleando de nuevo palabras de Simón, «día y noche… una contradicción», creo que esto es lo que más atrae a Simón de ella. Claire es una mujer de bandera que no duda en meterse en problemas con tal de conseguir una pista, algo que la lleve a la resolución de su caso, un testigo inesperado, una prueba oculta…, es por esta razón que se mete en una serie de problemas y situaciones comprometidas, peligrosas, arriesgadas,  una detrás de otra.
Simón siempre está ahí para salvarla, poniéndose incluso en peligro él mismo en algún momento de la historia, mientras que David, su novio, siempre llega tarde para hacerlo, más que nada porque ella es independiente, no se molesta en avisar a nadie de sus intenciones, quizás porque sabe que David se lo va a impedir o quizás porque sus intereses y los de ella son diferentes en esos momentos de su vida profesional.
Sigamos con Claire,  porque bajo esa apariencia fría y agresiva, factores claves para lograr ese éxito en una profesión como la suya, descubrimos a una Claire muy insegura de sí misma,  sobre todo por algo que le está ocurriendo en su vida, en su día a día, algo por lo que se siente avergonzada cada vez que ve o piensa en David;  algo que la está volviendo loca, afectándola en su relación con su novio, a quién se lo oculta porque sabe que no lo va a entender,  algo intangible que se materializa cuando conoce a Simón, momento en que la madeja de las mentiras, de las cosas que le oculta a David se va enredando cada vez más y más.   Solo os puedo asegurar que la situación en la que Simón y Claire se conocen es única e irrepetible, ¿será Simón su alma gemela y no David?
Como digo, algo está sucediendo en la vida privada de Clarie, ella guarda un secreto, algo que la hace pensar que se está volviendo loca, sobre todo cuando aparece Simón, un detective de la policía que ha sido uno de los que arrestaron al señor Cook, la persona a la cual ella tiene que defender y mostrar su inocencia.  
Claire tiene unas extrañas pesadillas, tan nítidas  como si la estuviera viviendo en persona, tanto es así que la mujer de sus sueños, quien vive una tórrida historia de amor hasta el punto en el que abandona todo por el hombre que ama, parece ser ella misma; y el hombre amado, un ser misterioso del que no se conoce ni su identidad ni su pasado  es Simón, este detective que aparece de repente en su vida para trastocar todo su mundo, obligándola a plantearse muchas cosas que ella creía perfectas en su muy ordenada vida privada. Es en este momento cuando la realidad y el sueño se entremezclan volviendo loca a una Claire que cada vez se siente más confundida, culpable y avergonzada por tener esos sueños.
Hablemos ahora de Simón… Simón es todo lo contrario a Claire, un hombre apasionado, muy dispuesto a creer las mayores locuras o por lo menos a entender a la persona que se supone dice, siente o hace esas locuras. Amante de su familia,  la vida le ha dado un duro revés al que hace frente como puede, siempre con una sonrisa en la boca. Simón, a pesar de este contratiempo, de la dureza y crueldad de su trabajo, no ha perdido su fe en la vida, en los demás; es un hombre tierno, muy apasionado, amable, que sabe reconocer en Claire a su alma gemela en cuanto la ve, sintiendo una extraña necesidad de protegerla.
Es desde este momento en que no ceja en su empeño de lograr que Claire de ese salto hacia el abismo, hacia su futuro, juntos, porque él estará ahí para recogerla, para salvarla y caminar junto a ella por el sendero de la vida. Es un hombre que define al amor de manera tan perfecta,  tan sublime que no puedes por menos que admirarlo y ponerte de su lado,  animándole internamente a que por fin pueda convencer a Claire de que salte, porque   no es el amor el que duele, sino las personas empeñadas en negarlo por miedo a la pérdida.
Simón no se rinde nunca ante una Claire que, muchas veces, le hace daño, momentos en los que ceja en su empeño de conquistarla dolido por su actitud, aunque luego retome sus intenciones con más fuerza todavía para derribar las barreras de una Claire cada vez más reacia, porque si hay algo que él tiene muy claro es que no puede negarse a ella, por mucho que ella se empeñe en negarlo y que por tanto es él quien tiene la misión de hacerla ver y entender esa verdad.
A Claire le cuesta mucho reconocer que su destino puede ser Simón, que sus pesadillas o sueños son la manera en la que este se ha presentado ante ella para decirle que Simón puede que sea su alma gemela, su ser predestinado. Pero como digo,  le cuesta porque para una persona como ella tan pragmática y críptica,  es difícil reconocer que la mujer y el hombre de sus pesadillas pueden ser, en cierto modo, ellos mismos reencarnados en otros cuerpos, viviendo otra vida en otro momento…, en otro lugar; es algo así como creer en la reencarnación de los cuerpos y de las almas, en algo intangible que solo puede sentirse, no tocarse, un factor importante en la vida de Claire cuya mente matemática necesita ver pruebas de las cosas antes de creer en ellas.  Además está David, al cual no puede ni quiere dañar. Simón entiende todo esto y lucha por hacerla ver las cosas de otro modo, esperando pacientemente a que ella se decida a dar ese salto.
Hablemos ahora de David. Él es el novio de Claire en la vida privada; y su oponente en el juzgado, en su vida profesional. El caso que una defiende y el otro acusa les está enfrentando de algún modo en su vida íntima, a pesar de que ellos mismos se han prometido que eso no pasaría. Lo más curioso del asunto es que, realmente, el caso en sí no les enfrenta, les enfrentan las circunstancias, los individuos o individuo que están o está alrededor de estas circunstancias. 
David se presenta, al principio de la historia, como una buena persona, alguien incapaz de dañar a Claire, aunque no le tiembla la mano en el juzgado a la hora de dar al caso un giro inesperado que incline la balanza a su favor, aún a sabiendas de que esto puede perjudicar a Claire en su carrera hacia ese ansiado piso número doce.  Pero como iba diciendo, David  es una buena persona que realmente, o eso le parece a él, está enamorado de una Claire que cada vez se muestra más irascible, más  rara con él, cosa de la que David  se va percatando poco a poco.
Hay momentos en la historia en que una está esperando que David meta la pata, para así tener una excusa para odiarle, para que Claire decida separarse de él y se vaya con Simón.   Aquí viene entonces esta cuestión: ¿hará algo David por lo cual le odiaremos, demostrando con ello que no ama de verdad a Claire? ¿Romperá Claire su relación con él debido a eso, o simplemente se romperá porque es lo que tenía que pasar? Pero también puede pasar todo lo contrario, que esa relación no se rompa, que Claire acabe con David y Simón quede relegado a segundo plano porque sea él quien haga algo odioso.
Lo cierto es que llegados a este punto he decidido no hablar ni desvelar mas de David, un personaje al que quiero que el lector descubra por sí mismo, decidiendo si merece castigo o redención.  Solo terminaré diciendo que está claro que Claire está destinada a terminar con uno de los dos, pero en cierto modo esta no es una historia de buenos y malos, sino de gente predestinada a otra gente.
En resumidas cuentas, ¿con quién terminará Claire, con Simón o con David? ¿Merecerá el personaje despechado una segunda oportunidad, ese final feliz que todas deseamos? Para averiguar esto y otras cuestiones no tenéis mas que leer Enlazando el destino, porque yo poco más quiero hablar  de unos personajes  a los que, como acabo de decir,  tenéis que descubrir por vosotras mismas y quizás, solo quizás,  vuestro corazón se dividirá entre los dos personajes masculinos…, puede que sí, puede que no…, pero esto solo lo averiguareis   leyendo esta apasionante historia en la que, como ya he dicho, el Destino es el principal protagonista.
Pero como siempre pasa en toda historia, David, Claire y Simón no viven solos en el mundo, sino que interactúan con otros personajes de mayor o menor peso en la historia.
Así tenernos a Jenny, la asistente personal de Claire que, además de una estupenda investigadora, es una gran amiga, una gran creyente además de practicante que llevará de la mano a Claire por aquellos intrincados caminos que ella desconoce. Jenny sabe comprender perfectamente a una Claire avergonzada, desesperada, con un problema tremendo; una diatriba mental incapaz de compartirla con nadie puesto que está segura de que al escapar a la comprensión humana, cualquiera que se entere la tomará por loca; además, como ya he dicho, se siente avergonzada por ello, motivo por el cual no se atreve a confiar en David. Jenny, sin embargo, no la juzga, sino que la escucha, evalúa la situación, la apoya, la comprende, dándole sabios consejos, estando ahí para cuando ella la necesita, a su lado.
Jenny es todo lo contrario de Claire, loca, imprevisible, ve la vida de colores, es en cierto modo la conciencia de una Claire que, a veces, es demasiado lineal. Es aquella amiga que no podemos consentir ni darnos el lujo de perder. Cuando conoce a Simón hace conexión enseguida con él, siendo una audaz defensora de la causa del policía.
También tenemos al compañero de Simón, el detective Lancaster, un hombre en apariencia huraño al cual Claire no parece caerle demasiado bien; en realidad, son los abogados en general los que parecen no caerle demasiado bien…, realmente…, todo hay que decirlo, tiene sus buenas razones. Lancaster, como digo, es un hombre en apariencia huraño, mal encarado y antipático, que parece haberse propuesto hacerle la vida imposible a Claire. Sin embargo, no duda en echarle una mano cuando ella así lo necesita en varios momentos del libro, e incluso salvarla de una situación un tanto peligrosa.
Lancaster, además de su compañero, es el mejor amigo de Simón, un hombre que, conocedor de su pasado, está siempre ahí para apoyarlo cuando este lo necesita. ¿Conseguirá Claire que el temido detective Lancaster cambie su opinión sobre ella?
Hay que mencionar también a dos personajes con más o menos peso en la historia. La  cuñada de Simón, Susan; y Lily,  su hija, sobrina de Simón de las que él   se encarga, con una sonrisa en los labios, siempre pendiente de ellas,  de cuidar, de proteger, ya que su hermano, envuelto en una complicada situación, no puede hacerlo. Lily se merece una mención especial en esta reseña, ya que es una niña adorable, un poco dada a hablar, hablar y hablar, sin dejar meter a los demás una sola sílaba, aunque solo sea de canto.  Parece dotada de un extraño sexto sentido que la habilita para reconocer en Claire lo que los demás aún parecen no haber visto, sobre todo la misma Claire, y es muy emotiva la conexión que se establece entre ellas.
Dejo para el final al señor Cook, un personaje oscuro, misterioso, peligroso quizás, solitario tal vez, por el que Claire siente un cierto respeto y reparo, pero al que está obligada a defender para logar ese puesto ansiado. Un hombre ante el cual Claire se muestra totalmente insegura, aunque intenta no se le note cuando está en su presencia. Desde el primer momento ella siente dudas sobre si es lícito o no conseguir que lo declaren culpable, o vuelva a salir en libertad. Es un personaje que, según Claire, merece el beneficio de la duda, porque ella no está ahí para juzgarle, sino para defenderlo, poniendo en ello todo su empeño, aunque haya momentos en que dude de su inocencia. Pero las apariencias a veces engañan, así que no voy a desvelar si al final este hombre merece ser salvado o no de la cárcel, para eso, mis queridos lectores, tendréis que leer esta apasionante historia y saber si el señor Cook es inocente o, muy por el contrario, será ese asesino que Lancaster asegura que es.
 Es un hombre enigmático, desagradable…, un hombre al que es mejor tenerlo de amigo que de enemigo. Claire no duda en dejar de lado sus reparos hacia él para hacer su trabajo y hacerlo lo mejor que pueda. La aparición de un testigo inesperado decantará la balanza hacia un lado o hacia otro…
Por último, hacer una mención de otro personaje de lo más desagradable, Karen, la ayudante de David. Poco se puede decir de ella, solo está ahí haciendo bulto e incordiando todo lo que puede en la pareja. Solamente al final se adivinan sus verdaderas intenciones, bueno…si soy sincera se van intuyendo desde mucho antes pero es casi al final en donde confirmamos nuestras sospechas ¿Logrará al final sus objetivos?
Poco más me queda decir de esta hermosa historia escrita de forma soberbia en un lenguaje fluido y fácil, lo que hace de ella que sea amena, divertida,  muy entretenida de leer, cosa que no puedes dejar de hacer conforme va llegando el final. Un final apasionante en el que suceden una serie de hechos que tendrán en vilo al lector hasta el epílogo, en el cual  descubrimos algo que no voy a desvelar aquí, pero que os prometo os encantará.

SOBRE LA AUTORA:
Claudia Cardozo es autora de varias preciosas historias de amor, además de esta que es objeto de la reseña. Entre otras hay que mencionar, Cuando ya no te esperaba, Hechizo de Ángel, Dime si es amor, etc.
Actualmente vive en Lima, (Perú).













5 comentarios:

  1. ¡Hola! Muchas gracias por esta preciosa reseña, ha sido fantástico leerla y reconocer muchos de mis sentimientos mientras escribía esta historia, por la que siento un cariño muy especial. Fue increíble retratar el viaje de Claire hacia su destino, una experiencia que me encantó y que me alegra disfrutaras también tú. Gracias nuevamente por esta linda entrada para Enlazando el destino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudia.
      Muchas gracias a ti porque realmente disfruté leyendo la historia de Claire en la que me sumergí de lleno, porque sencillamente me encantó leer como poco a poco iba aceptando y yendo hacia su destino. No me extraña que la tengas un cariño especial porque realmente es preciosa eso sin desmerecer tus otras historias que, como sabes, ya tengo preparadas para leer.
      Muchos besos Claudia tu también has alegrado mi día porque estoy muy satisfecha con que te haya gustado.
      Besitos

      Eliminar
  2. Preciosa reseña... Gracias por reseñar ARI.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yolanda.

      De nada es un placer reseñar tan fabulosas historias, alqo que me encantará seguir haciendo.

      Besos

      Eliminar
  3. Hola, una reseña preciosa de una novela de las que dejan huella!!

    Besos!!

    ResponderEliminar