Hoy café con... Tiaré Pearl

Hemos quedado en el Paseo de las Delicias, bonito nombre, precisamente en la Glorieta Los Marineros. A nuestra derecha se encuentra el Parque María Luisa, en la bella Sevilla.
Me acompaña Tiaré Pearl, mujer activa y polifacética donde las haya. Estamos en los últimos días de octubre, así que como el calor ya no es tan agobiante como en fechas anteriores, hemos decidido dar un paseo por el parque y comer en plan picnic. Será divertido.
Nos adentramos por la Avda. Rodríguez de Casso, son poco más de las doce del mediodía y el deambular de la gente es constante, al igual que el paso de coches de caballos.
—Que temperatura más buena —apunto, mirando a mi alrededor y tomando aire profundamente. De pronto arrugo la nariz.
—Jajajaja, ya te llegó el tufillo, eh.
Literalmente, Tiaré se está partiendo de risa. El olor de algún excremento de los caballos me ha abofeteado.
—Vaya que sí. Habrá que tener cuidao por dónde pisamos.
—Descuida, está todo bastante limpio.
La miro dudando, no sé si habla en serio o me toma el pelo, pero la verdad es que sí, se ve todo «despejao.»
—Perdona si me he retrasado un poco, pero a última hora llamó mi Canijo y me he entretenio —dice, mirando su reloj grande y negro. Va vestida cómoda, casual: pantalón oscuro, blusa y sandalias. Su pelo es rizado, castaño. Lo lleva suelto y se entrevén unos bonitos pendientes.
—Tranquila, yo acababa de llegar.
Seguimos caminando en dirección a la Plaza de España.
—¿Te parece que empecemos con las preguntas? Lo grabaré para no olvidar nada.
—Yo creía que ya estábamos con la entrevista… —apunta con tono divertido y tocándose la nariz, haciendo alusión al olorcito de antes.
—No, graciosilla, «el tufillo» no entra.
Nos reímos.
—Venga, en serio, dime, ¿quién es Tiaré? ¿Cómo te definirías?
No se piensa la respuesta. Se lanza de cabeza, intuyo que le gusta charlar.
—No seee, creo que soy una tía normal a la que le gusta pasar un rato divertido con la gente. Un poco alborotadora —afirma, moviendo las manos en el aire—, extrovertida, que raja mucho y soñadora… muuuucho. Con una imaginación alucinante, jajaja, y románticaaaa. Amante de la lectura, el cine, la música… y el arte en general.
¡Ya lo creo que le gusta darle a la sin hueso! Veremos si no me quedo sin batería, por Dios.
—¿Qué pasa, no lo has grabao? Lo repito: soy una tía nor…
—¡Noooo! Está tó grabao —la corto. Ella sonríe.
Es extrovertida y elocuente en sus respuestas, además de ocurrente. Nos vamos a reír, seguro.

—Pintas, haces montajes de fotos, bookstrailers, portadas de libros… ¿Con cuál te quedas? ¿Qué prefieres hacer?
Ahora sí que se toma unos momentos para meditar. Yo aprovecho para cambiar de mano la bolsa de la comida.
—¿Pesa? —pregunta, haciendo ella lo mismo con la suya.
—Nah.
—La preguntita… ¡Puff! Difícil, eh. Me quedo con tooooodo. Disfruto con todo lo que sea crear artísticamente. Me relaja, me lleva a otro mundo, o sea… Me deleito en cada trabajo que hago, me siento volar.
Tiene una cara de satisfacción que no puede con ella. Realmente le gusta lo que hace.
A lo tonto y sin darnos cuenta hemos llegado a la Plaza de España. Es realmente impresionante. Nos detenemos un momento, admirando la belleza del lugar, y lentamente la cruzamos.
—Dime, cuando el Facebook está apagado y el móvil desconectado, ¿en qué empleas el tiempo?
—Lo primerito la casa y todas sus actividades. —Se ríe con ganas—. Y luego, pintar; ver pelis; escuchar música. Hacer cosas con mi Canijo al aire libre, me encanta viajar.
—¿Desde cuándo te viene la afición por las artes plásticas en general? —le pregunto yo muy «fisna».
Me mira como si me hubiera salido otra cabeza y yo me encojo de hombros.
—Desde que nací —responde, haciendo un mohín—. Cuando entré en el cole, de pequeña, te hacían una pequeña entrevista en la que tenías que hacer un dibujo. Bueno, pues a partir de ahí, los profesores me buscaban en cuanto había que hacer un mural o alguna cosa para un teatro. Siempre estaba dibujando.
No me extraña que así fuera, es una artista y con eso se nace, desde luego.
—A la hora de pintar, ¿óleo, acuarela…?
—Óleo; pastel; carboncillo… —Sigue enumerando—. Sintéticos; pinturas en camisetas, de todo, jajaja…
—No se te resiste nada, chiquilla —le comento.
Asiente con la cabeza y añade:
—No creas, no creas…
Sin darnos cuenta hemos llegado a la otra punta de la plaza.
—¿Nos sentamos un ratito? —le sugiero, apuntando a las escalinatas.
—Venga —accede—, y nos tomamos una servesita fresquita.
Dicho y hecho. Sentadas y con dos Cruzcampo en las manos. Mirando el deambular de la gente haciendo fotos.
—Está buena, ¿eh? —Me empuja con el hombro.
—De muerte.
Le da dos tragos con deleite.
—He visto las fotos que has colgado en tu muro de Facebook, de cuadros hechos por ti, sobre tallas de Semana Santa. ¿Alguna vez has expuesto? ¿Te gustaría hacerlo?
Otro sorbito antes de responder mientras dirige la vista hacia un sitio en particular de la plaza.
—Expuse una vez, a través de una tienda que me hace los encargos de Semana Santa. —Se echa el pelo hacia atrás—. Me han propuesto varias veces en centros cívicos y eso…, pero nada formal como una exposición en exclusiva con mis cuadros. —Suspira—. Claro que me gustaría, y mucho.
Me parece que se pone un poco tontorrona, mejor dar un golpe de timón. Seguro que un día nos sorprende con que alguna galería de arte muestra sus creaciones. Ojalá, pero sigamos con lo nuestro.
—Tiaré —llamo su atención—, muchísimas escritoras te piden bookstrailers, montajes… Sabes que una buena presentación ayuda a que las historias entren por los ojos y echen a andar. ¿En qué te inspiras a la hora de elegir imágenes, música, rostros que representen a los protagonistas…?
—Pues lo primero en lo que me inspiro es en el libro mismo, en la historia que discurre durante equis páginas —afirma, gesticulando—. Cuando leo un libro soy muy lenta, porque todo el rato en mi cabeza veo las caras, los gestos, las situaciones… los lugares, y ellos solos me llevan a crear el booktrailer.
Asiento con la cabeza, sus vídeos reflejan perfectamente lo que el libro nos transmite. Continúa hablando:
—Siempre intento hacer llegar las emociones a las lectoras lo más parecido a como uno lo siente cuando lo lee, aunque respetando al máximo la visión del autor,  por supuesto.
—Pues, chica, créeme que lo consigues —le confirmo—. Sólo hay que ver la de visualizaciones que tienen todos tus vídeos. —Se sonríe—. ¿Nos vamos para la glorieta? Ya tengo ganas de picar algo.
—Claro —responde, levantándose—. Que esto… así a palo seco…
Tiramos las latas, ya vacías, en una papelera mientras cruzamos de nuevo la plaza para dirigirnos a la Glorieta de Bécquer, paseando por la Av. Conde de Urbina. La temperatura en estos días es estupenda, aunque se agradece el frescor que ofrecen los árboles del camino. Este sitio es maravilloso.
—Qué bien se está aquí —digo a media voz. Tiaré sólo hace un movimiento de cabeza en señal de conformidad.
Sigo con la siguiente pregunta:
—¿Qué portadas o vídeos has hecho que sean más conocidos?
Hace un gesto vago con la mano, está pensando.
—Portadas… La más conocida ha sido «Despertando los sentidos», de María Border Cuentos. El diseño de «En tus brazos y huir de todo mal, I Seducción», de Fabiana Peralta, y «La chica de servicio», de Patricia Geller. —Buenas referencias todas--. Ahora he terminado «Todas las canciones de amor que suenan en la radio», de Cristina Prada. También me han pedido ayuda en algunas más, es algo que me encantaría seguir haciendo. En cuanto a vídeos, muchos: «Los tres nombres del lobo», de Lola P. Nieva. «En tus brazos y huir de todo mal, I Seducción» y «Pasión», la segunda parte, de Fabiana Peralta. «La chica de servicio», de Patricia Geller. «Siete motivos para no quererte», de María Border Cuentos…
Voy a hablar, creyendo que ha terminado pero no, sigue:
—«Persiguiendo a Silvia», y «Encontrando a Silvia», de Elizabeth Benavent. «Ríndete, Carolina», de Rosario Tey. «Todas las canciones de amor que suenan en la radio», de Cristina Prada. «Doble tentación», de Liah S. Queipo. «Dama de tréboles», de Olivia Ardey. «Pídeme lo que quieras», de Megan Maxwell. «50 sombras de Grey» que fue de los primeros y hace ya mucho tiempo.
Estoy impresionada.
—¡Vaya tela! ¡Pedazo de lista! ¡¡Eres famosa!!
—Déjate de tonterías, famosa… —repite con tonito—. A la hora de comer en mi casa —suelta con una risotada—. Y, por cierto, ¿dónde nos sentamos?

Hemos llegado al sitio y no me he dado ni cuenta. Lógico, con tanto vídeo, portada… ¡Qué tía!
Elijo el banco que está de cara al monumento, de frente al busto de Bécquer, Gustavo Adolfo Bécquer (perdón por el momento Bond… James Bond).
La figura del poeta romántico se encuentra sobre una pilastra clásica, envuelta por una capa española, plegada sobre el hombro izquierdo a modo de una clámide griega. Todo el conjunto es impresionante.
A su izquierda toca la pilastra la figura de Eros-Cupido de niño, en bronce, disparando sus flechas. Rodeo a la izquierda y veo sentadas tres figuras de mujer en tamaño natural. Ellas representan al amor que llega, al amor que vive y al amor que muere. Precioso y evocador.
Sigo bordeando el parterre que lo circunvala y me encuentro otra escultura en bronce de Eros-Cupido adulto tumbado en el suelo, agonizando, herido por las propias flechas del amor. Todo el monumento está rodeando a un gigantesco y centenario taxodio o ciprés de los pantanos, plantado en 1850.
Cuando termino el recorrido veo a Tiaré sentada en el banco, observándome.
—¿Qué te parece? —me pregunta.
Cuesta encontrar las palabras más adecuadas. Asiento con la cabeza.
—Me encanta, este sitio es… mágico.
Abre la neverita portátil y saca dos latas de cervezas, abriéndolas.
—Brindemos —dice, alzando la suya y chocándola contra la mía.
—Por Bécquer y su bendita inspiración —apunto.
Doy un trago y al bajar la cabeza… ¡Juro por tó lo que se menea que la estatua me ha guiñado! Me giro con los ojos como platos hacia Tiaré. Se parte de la risa mientras yo la miro mal.
—¿Has visto eso? —digo, señalando con la cerveza hacia la escultura—. ¡¡Lo has visto!! —afirmo segura.
Entre risas me contesta:
—Es un efecto óptico.
O se ahoga por la risa o la ahogo yo.
—¡Una leche! Lo he visto guiñar y…
—Anda, anda, come algo que te está sentando fatal beber tanto con el estómago vacío.
Decido dejarlo pasar, de momento. Sólo de momento.
Abre una bolsa de patatas fritas y nos lanzamos hambrientas sobre ella.
—¡Qué ricas!
Y con la boca llena le hago la siguiente pregunta:
—Sé que en alguna ocasión te han bloqueado tu facebook; que has tenido que cambiar tu nombre de usuario. —Asiente con la cabeza—. ¿Hay alguna explicación?, porque yo no he visto ni leído que insultes o te metas con nadie…
Mastica, traga y contesta:
—Pues no, según el bloqueo es porque la imagen les parece de índole pornográfica,  hiere la sensibilidad… —Se encoge de hombros, ¿resignada?—. Pero creo que mis imágenes siempre son desnudos más artísticos que pornográficos. —Se va alterando—. He visto fotos más obscenas en Facebook y no han sido bloqueadas, además, las mías están en grupos de adultos. No lo entiendo pero lo acepto, son las normas. Sin embargo, creo que son bloqueos intencionados y siempre me he preguntado… ¿por qué?
Y tiene razón, sus fotos son bellas, nada hirientes u ofensivas. ¿Será cierto eso de que la
envidia es el deporte nacional…?
—Venga, no nos irritemos —la animo. Abro uno de los tupper (la fiambrera de toda la vida de Dios) y se la acerco, haciendo el avioncito—. ¿Qué te parece? Todavía está calentita.
Se echa a reír y la pilla al vuelo.
—¡Ven pacá!
Partimos la tortilla de patatas y cebollita en cuatro partes y damos buena cuenta de ella. El sitio es agradable, y la compañía más.
—¿Qué opina tu familia del tiempo que dedicas a todo esto? Quizás tienes la fórmula mágica para lograr compaginar tantas facetas. ¡Compártela, plis!
Será interesante saber cómo se las apaña. Se limpia con una servilleta antes de responder.
—Opinar, puesss… es muy respetuoso con todo lo que me gusta, y es más una ayuda que una traba. —Se está entusiasmando—. Es un tío… —y grita—: ¡¡GENIAL, DE LO MEJOR QUE HAYYYY!! —No puedo dejar de reírme por su arranque—. Compañero,  amigo… Pendiente de todo para hacerte el día a día más fácil. Todo lo que se pueda desear; los dos apoyamos mucho los gustos del otro, además, no es muy de Facebook, le hace gracia las cosas que le cuento y que hacemos todas las locas en el face. Al final, sólo es pasar un rato divertido a través de la lectura.
Tiene razón, se trata de echar buenos momentos, y si en el camino encuentras buenas amistades…, entonces miel sobre hojuelas. Y hablando de comida…
—¿Estaba buena la torti? —Y digo estaba porque no queda ya ni el olor.
—Riquísima, y en la calle siempre sabe mejor, jajaja.
—Pues a ver si te gusta esto.
Y saco otro recipiente que, al abrirlo, nos inunda con un aroma a ajito, perejil y vinito blanco.
—¡Joder, tía! Huele que alimenta. Filetitos de lomo aliñaos.
La verdad es que tienen un aspecto… ¡qué ricos! Y mientras reparto, seguimos hablando.
—Libros, ¿qué género te gusta más? Dime algunos de tus preferidos.
—Me encanta el género histórico y el erótico contemporáneo, pero sobre tooooodo que los personajes me emocionen y me hagan sentir. —Suelta un suspirito—. Que me transporten, me hagan vibrar, reír, llorar… En resumen: disfrutar de un libro, que, creo, es lo que todos buscamos en la lectura.
Pues vuelve a dar en el clavo, opino igual que ella. Si lo que lees no te transmite nada…, humm, mal asunto.
—Eres una de las administradoras del grupo «Hechizad@s por los libros», con más de quince mil seguidores. ¿Cómo surgió la idea de crearlo? No es fácil conseguir tantos adeptos.
Asiente con la cabeza y le da un sorbo a su servesita.
—La idea era la de tener un lugar de lectura con todas las autoras y poder disfrutar de todos los libros en un mismo sitio. A los autores invitados darles un espacio para conocer sus proyectos, citas, entrevistas… Además de hacer sorteos para que cada semana una persona pueda llevarse un libro. Pienso que ambos, tanto autores como lectores, pueden obtener información de las novedades que haya.
La intención es buena y así se lo hago saber, además de que lo consiguen con creces.
Me va a decir algo cuando un leve rumor nos hace girar la cabeza. Rumor que se convierte en una metralleta de disparos de cámaras fotográficas.

—Ya estamos todos —le digo a Tiaré, bajito.
—No podían faltar —apostilla, rodando los ojos.
Un grupo de unos veinte japoneses más guía. Todos con sombreritos para protegerse del sol y ellas, además, con guantes. Para su cultura, una piel blanca es sinónimo de belleza, y vaya que lo consiguen. Están blanquitos como la leche.
No entendemos ni papa de lo que la guía les está explicando, llevan unos pinganillos en la oreja por el que la oyen sin necesidad de que ella levante la voz. Las fotos al monumento se suceden sin descanso.
Nosotras calladas y quietecitas, con nuestros platos casi vacíos en el regazo. Algunos nos miran y sonríen con una leve inclinación de cabeza. Hacemos igual, imitando su gesto. Y, de pronto, empiezan a caminar y a alejarse. Pero, de improviso, uno de los japos se da la vuelta y regresa a donde estamos sentadas. Levanta su cámara y la enfoca a nosotras, disparando una ráfaga de fotos a lo que estamos comiendo.
—Domo arigatou —nos dice.
—Dou itashi mashite —le respondo.
Sonreímos, se gira y vuelve con su grupo.
—¿Me puedes explicar qué ha sido todo esto? —inquiere Tiaré, sorprendida.
—¿Un japonés haciendo fotos? —contesto con la ceja alzada.
—¿Hablas japonés? —insiste.
—Ey, la prota de esta entrevista eres tú —la despisto—, así que yo pregunto y tú respondes, ¿ok?
Abre la boca para decir algo, pero nos echamos a reír. Eso de que le haya hecho fotos a los filetes aliñaos… es de película, vamos.
—Venga, dime qué proyectos tienes entre manos. Y, por cierto, ¿has contado cuántas portadas o trailers has hecho?
—Vale, pues portadas oficiales he hecho tres, pero he ayudado con muchas más y dado ideas, que según dicen eso se me da bien. —Se para un segundo mientras piensa—. Sin ser oficiales no te puedo decir, tengo el ordenador lleno de imágenes que pueden ser portada de un libro en cualquier momento. Bokktraílers muchossss, y creo que seguiré haciendo todo esto según vayan saliendo libros o historias nuevas —dice, riéndose a carcajadas.
La verdad es que es imposible navegar por Facebook y no encontrarte algo hecho por ella. Es una máquina.
Nos levantamos y recogemos las cosas, dejando el sitio impoluto.
—¿Nos tomamos un helado o un café? —pregunto.
—Sí, estupendo, un café con leche, oscurito.
—¿No te gusta el té?
Me mira mal.
—Ni de coña, me da fatiguitas. Cuando he ido de viaje a países anglosajones y te preguntan con su acento si quieres té, eso de ¿Tí?, les digo: «Tí pá ti», jajaja. Mi bebida favorita es el cava, me vuelve loca, literalmente. Siempre tengo una botella en el frigo, deseando que haya una fecha importante o inventá para tomárnosla. —Se ríe ella sola, quizás recordando alguna maldad…
—Bien, y ahora la pregunta del millón: ¿Algo más que añadir, quitar, rectificar…?
Respira hondo, no sé qué es lo que se habría imaginado que le iba a preguntar, a saber…
—Pues que no sé si soy alguien tan… eso como para hacerle una entrevista. Sólo me veo como una chica normal, que hace de sus imágenes o videos algo para que la gente disfrute de un libro que leyó o uno que pronto leerá porque vio el tráiler y le picó la curiosidad.
Seguimos andando, está seria y continúa hablando:
—Que siempre trato todos mis trabajos con mucho cariño y pongo lo mejor de mí en cada imagen, y que cuando se me ha pedido ayuda siempre he intentado echar una mano, dentro de mis posibilidades… y que muchas gracias por querer entrevistarme.
¡Dios mío, momento ñoño y sensiblero!
Sus palabras rezuman sinceridad. La creo, veo en ella a una persona desprendida, generosa.
Seguimos paseando, camino de su «café oscurito con leche» y de mi «ti», qué graciosa es la joía. 
Me habla de sus nuevos trabajos y de los que tiene en mente, de sus pinturas. De su Virgen de la Macarena; de la de Triana; del Gran Poder y del Cristo de los Gitanos. De que es cofrade pero de mente abierta… Y de muchas más cosas que quedan entre ella y yo.
Palabras que en esta apacible tarde sevillana, una suave brisa otoñal se lleva entre decadentes hojas ocre y un suspiro, largo y profundo, con el que él nos despide y envuelve:
«Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jámás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.»

                                                                             (G. A. Bécquer, 1836 – 1870)



Gracias a Tiaré Pearl por su generosidad a la hora de abrirse para esta entrevista. Ha sido un placer y un honor compartir charlas y confesiones. Besos.
Os dejo el enlace de su Facebook,
Así como del grupo de Facebook: Hechizad@s por la Lectura, del cual es co-administradora.
Y para las que la conocen o acaban de descubrirla, éste es el enlace de su Canal YouTube, en el que podréis disfrutar de sus espectaculares books-traílers.

Entrevista realizada por M Luisa B.T.
               Octubre, 2014

33 comentarios:

  1. Me encanta, gran entrevista a una gran persona. Ehnorabuena a la entrevistadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, linda. Tienes razón: Tiaré es una persona estupenda. Gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Gracias M Luisa te comoooooooooo ha sido muy especial para mi como leerme en un libro.eres una crack muchasss graciasss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Digamos que es un capítulo divertido en nuestro caminar. Gracias a ti, sevillana flamenca. Besos.

      Eliminar
  3. Decir que me ha gustado esta entrevista es quedarse corta, pero las pinturas...Madre mía, que arte más grande tiene Tiaré.
    Marisa, sin duda has acertado dedicándole un espacio en tu blog. Enhorabuena a las dos. Qué suerte la mía conoceros a ambas!!Besotesss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssssssssss mi Gaditana preciosaaaa te como con caballa y fideos

      Eliminar
  4. Gracias, chula. Tiaré es una artista y, como tal, aquí tiene que estar. Y la afortunada soy yo de conocer gente tan estupenda y talentosa. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si algo es Tiaré, además de una artista como la copa de pino, es que es todo corazón. Un corazón noble, leal y generoso. No creo que exista mejor amiga, mejor hija ni mejor pareja. No te empeñes en negarlo, ERES GRANDE AMIGA. Enhorabuena por la entrevista M. Luisa! !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, amiga Lola, no hay que añadir nada más. Y gracias por la parte que me toca. Besos.

      Eliminar
    2. Te adorooooooooooo Lola que bueno causar ese sentimiento en ti eso me llena mas que todo el oro del mundo graciass tu eres GRANDIOSSSAAAAAAAA

      Eliminar
  6. Me ha encantado la entrevista ha sido como leer una escena de un libro donde se encuentran dos amigas para pasar un rato muy agradable! Grande Tiaré!!una loca a la que dan ganas de achuchar!!;)))
    Enhorabuena M.Luisa por la entrevista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chloe muchisimas graciass ya sabes todo para poner un puntito de cachondeo al dia dia

      Eliminar
  7. Gracias, Chloe, ésa es mi intención, hacer algo entretenido y que nos olvidemos de que estamos en una fría entrevista, si lo has sentido así, me doy por satisfecha, además de que Tiaré hace fácil todo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. La netreviusta es genial. Muy divertida y se ve solo con leer dos lineas que os lo pasasteis de lujo. Muchas gracias por hacerle una entrevista a esta mujer tan grande!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciass Cristina I love yo y al jefe mas todavía jajajaja os adoro

      Eliminar
  9. Gracias, Cristina, y sí, "virtualmente" nos lo pasamos en grande. Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Olé! Vaya par, me ha encantado la entrevista, ya merecía esta pedazo de artista que le hicieran una entrevista, que es muy generosa con las autoras y eso es de agradecer. Felicidades a las dos, ha quedado increíble. Muacks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, linda. Pues Tiaré insiste en que no sabe qué pinta ella aquí. Habrá que repetírselo más a menudo. Celebro que te haya gustado. Besos.

      Eliminar
    2. Mi Patri ainsssssssss mi niña graciassssssssssss cariñotee ya sabes la amistad que nos une <3 <3 graciass

      Eliminar
  11. ¡¡Fantástica!! La entrevista me ha gustado mucho. Me he sentido como si estuviera viviendo en directo un charla entre amigas de toda la vida tomándose un café. Ha sifo maravilloso conocer a una gran escritora como ella. Muchas felicidades ambas, por regalarnos este increíble entrevista. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa. Me alegro que te haya gustado. Tiaré hace maravillas con los montajes de fotos y trailers. Y en cuanto a sus pinturas, pues de eso ya ni hablamos. Besos, vampi.

      Eliminar
    2. Muchasss Gracias Amaia siempre para mi lo mas normalito posible jajaja

      Eliminar
  12. Muy acertada la elección de la entrevistada.
    Tiaré es arte puro. Creo que por sus venas corren colores y en las líneas de sus ojos miles de imágenes.
    Ella es así como se la lee, generosa, divertida, cariñosa. Siempre está dispuesta a ayudar y eso habla de su grandeza.
    Como escritora, le explico en pocas palabras una historia y no dejo de sorprenderme cuando me entrega su devolución (ya sea en montaje o en video) porque capta exactamente el sentido de lo que quiero transmitir. Tiene un don que ha trabajado con constancia y tesón para ser quien es, una ¡ARTISTAZA! y una "REBANÁ de pancito con oliva y tomate.
    Nuevamente gracias por entrevistarla ¡ELLA LO VALE!
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus metáforas, María. Nada más que añadir, sólo que muchas gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
    2. Mi rebanáaaaaaaaaaaa te quieroooooooo ya sabes que estamos conectadas por el alma mi preciosa ,somos 3 ,ella nos une para siempre <3 <3

      Eliminar
  13. Y yo que digo después de leer esto?.
    Que es mi xana y la quiero un montón.
    Me ha encantado la entrevista....
    Como es ella....... Arte puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Duncan. Me alegro de que te haya gustado. Besitos.

      Eliminar
    2. Mi Xana yo también te quiero muchooooooo porque siempre eres igual para mi eres una guerrera pero sobre todo una amiga incondicional por siempre <3 <3

      Eliminar
  14. Se que soy una pesá pero no me veo pa tanto, os quiero a todas por como sois por dentro , con la gente y en especial conmigo, personas maravillosas que he tenido la suerte de conocer y además sentirme correspondida por vuestro cariño Tiaré está aki para lo que necesiteis un besoooooooooo

    ResponderEliminar
  15. Tiare sos un ser humano increible.llena de talentos maravillosos,eres una persona encantadora.divertida,exitosa,ARTISTA de las mejores.eres muy grandiosa interiormente.todo lo q haces esta perfecto,tiene todos los condimentos necesarios paradescribir de que se tratan los libros.eres una rebaná muy grande,sabes q te admiro mucho y te quiero mas.soy tu admiradora argentina marplatense.felicitaciones a ti la entrevistada y la entrevistadora una diosatotal tambien.un gran abrazo con el corazon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Ana María. Poco puedo añadir, sólo que encantada de tenerte aquí. Besos.

      Eliminar
  16. Qué talentosa es!!! No sabía de varios de sus trabajos y me encantan!. En definitiva merece su propia exposición y mucho más reconocimiento como la artista que es. Muchas felicidades y bendiciones para ti Tiaré, y para M Luisa, besos y abrazos. Muy buena entrevista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Martina. Y sí, Tiaré es una pedazo de artista y ojalá pronto veamos una exposición suya. Gracias por tus palabras. Besos.

      Eliminar