RESEÑA DE "LA MUÑECA TATUADA" DE ABIGAIL VILLALBA SÁNCHEZ





LA MUÑECA TATUADA
AUTOR: Abigail Villaba Sánchez
GENERO: Romántico/ sobrenatural
PUNTO DE VENTA: Amazon

SINOPSIS: 
El día que Ara y Enzo se mudaron a Milán nada hacía suponer que su vida allí sería distinta a la que llevaban en Roma. Pero cuando alguien atropella a Ara y esta queda en coma, las circunstancias se precipitan. Enzo, desesperado por encontrar al causante del accidente de su mujer, recurre a cuanto tiene a su alcance, pero no todo es lo que parece, y gente que creía desaparecida volverá a su vida para cambiarla por completo. Pero ¿y si la realidad no lo es todo? Tras dos meses de espera, Enzo comienza a soñar con Ara en un mundo sostenido por las mentes de ambos… que puede ser la solución, o la jaula definitiva


MI OPINIÓN PERSONAL
La autora de la Serie Imposibles, Abigail Villaba Sánchez, nos trae ahora un maravilloso relato en donde el amor va mucho más allá de la razón, superando todos los límites imaginables. La Muñeca Tatuada es una maravillosa historia en donde el sueño y la realidad se entremezclan de tal manera, de un modo tan profundo y sincero que llega un momento  en el cual es imposible desligar el mundo onírico del mundo real, haciendo de su lectura una experiencia única e impactante desde el principio hasta el final.
Una característica muy peculiar de esta autora, y que ya se vio en Recordando lo Imposible, es que hasta el momento en que la historia está llegando a su punto final, y con punto final me refiero al mismísimo epílogo, no sabemos exactamente cómo va a terminar y ni siquiera lo intuimos, porque cuando pensamos que ella va a ir por un camino concreto, da un giro radical a la situación para encaminarla por otro rumbo. Eso, a mi modo de ver, es bueno porque hace que te sumerjas en la historia de un modo total, devorando esas páginas que quedan hasta su desenlace total, sencillamente porque no puedes dejar así a ninguno de los personajes, sobre todo a los más principales.
 Abigail es una experta en dar ese tipo de giros inesperados en sus narraciones, en esta historia en concreto, hay dos tremendos que inclinan la balanza de un modo arrollador y determinante, provocando angustia en el  lector, la angustia de no saber si al final Enzo y Ara tendrán o no ese final feliz que todos ansiamos para ellos.
Enzo y Ara eran un matrimonio dichoso en donde el amor era el protagonista principal de una hermosa historia que se va descubriendo poco a poco, a medida que transcurre la narración. Lo tenían todo, habían pasado por muchas cosas que lograron superar;  cosas muy difíciles a veces de sobrellevar, pero que con el amor, el cariño, la compresión  y el apoyo de una  persona que  no solo ama incondicionalmente, sino que también está dispuesta a enfrentarse a quien sea por defender a la persona amada,  es imposible no hacerlo.
Como digo, Enzo y Ara, lo tenían todo, el uno al otro, a su amor,  a su pequeña hija Adrianna… Hasta que un día la vida les somete a la más dura de las pruebas. Ellos ya han pasado antes por otros momentos, otras situaciones demasiado trágicas y difíciles de superar, pero para Enzo sobre todo, esta es la peor de todas, pues su mundo se derrumba a su alrededor inevitablemente.
 Hay un accidente,  Ara entra en coma profundo después de sufrir un atropello,   coma del que solo ella es capaz de salir, encontrando ese velo misterioso que separa la realidad de lo onírico, un camino que no es del todo  desconocido para ella.  Pero para encontrarlo, primero tiene que recordar, recordar quién es ella, quien es Enzo, que tiene una hija preciosa, cómo era su vida y, por supuesto, enfrentarse a aquellos recuerdos más dolorosos y terribles. Aquellos que prefieres tener en el olvido, negando inconscientemente incluso su existencia, porque recordarlos, enfrentarte a ellos, es aceptar la dura realidad, una realidad que o bien te hará caer en el más profundo de los hoyos o, por el contrario, hacerte más fuerte, más sabia si se consigue levantarse y seguir adelante, algo muy difícil si no se tiene a la persona correcta al lado.
 En ese mundo de sueños Ara está en un extraño lugar, un una especie de hotel lleno de puertas tras las que hay un recuerdo distinto en cada una de ellas.  Ara, cada día tiene que enfrentarse a una de esas puertas que la conducirá a un nuevo recuerdo y, a su vez, a la salida de ese lugar.
Pero desde el principio Ara no está sola, siempre hay alguien o algo que la acompaña en esa búsqueda de recuerdos…, alguien o algo que la protege y la cuida, que la consuela, que la apoya cuando se enfrenta a su recuerdo más doloroso…, el más terrible de todos.
 Pero veamos cómo es la Ara que Enzo ama, la Ara real, la esposa, la madre de esa hermosa niña que echa de menos a sus padres y que solo desea volver junto a ellos, la Ara que es capaz de conseguir hasta lo imposible por sus seres queridos. Ara es una mujer muy peculiar, lo que llamaríamos una hippie cuya forma de ser, de ver la vida, de vestir, de comportarse, no cuaja con la rigidez de los padres y amigos de Enzo, los cuales la rechazan desde el principio, obligando a Enzo a tomar una de las más difíciles decisiones a las que se tiene que enfrentar un ser humano, y Enzo elige…, pero tendremos que leer para saber si elije bien o mal.
Ara es despreocupada, risueña, ve la vida en distintos tonos de color a diferencia del entorno de Enzo que todo lo ve blanco, negro y quizás algún gris. Desde el momento en que irrumpe en la vida de Enzo, la vuelve del revés de un modo radical y total. Enzo, desde que la conoce, vive totalmente para ella, causando inconscientemente algún que otro despecho en algunas personas, algo que tarde o temprano puede que le pase factura.
Es precisamente esta aparente despreocupación por la vida, ese optimismo que irradia, esa confianza en sí misma y en sus posibilidades, esa fuerza interior, esa desobediencia innata,  lo que la precipita al suceso  más amargo al que, por medio del recuerdo,  se tiene que enfrentar en ese mundo onírico en el que cae tras el accidente. Un recuerdo que marcará un antes y un después en su vida en ese entorno fácil, aparentemente solitario de sus sueños, un recuerdo que la hará querer quedarse allí, arropada, abrigada, hasta que algo o alguien aparece para ayudarla a superarlo y seguir buscando ese velo que indica la salida. Pero no será este recuerdo el que la haga reaccionar, será algo mucho más…intenso, más trágico lo que la lleve a encontrar el camino por el que poder salir. La cuestión es: ¿consigue hacerlo? Y sobre todo, ¿consigue hacerlo a tiempo?, ¿o tal vez se queda en el camino y no consigue encontrar esa salida?
Hablemos ahora de Enzo. Enzo es, en pocas palabras, un hombre enamorado que solo desea que su mujer salga del coma para volver a retomar lo que tenían, esa relación hermosa al lado de su preciosa hija, Adrianna,  a la cual ha dejado un poco descuidada desde que ocurrió la tragedia. Pero al mismo tiempo, Enzo es un hombre desesperado, ansía que Ara despierte, roto por dentro porque no lo hace, igualmente desesperado, ya que no se quiere plantear siquiera la vida sin esa mujer que para él es todo su mundo. Es esta desesperación, la que lo llevará a hacer cosas increíbles solo para poder estar con su amor y compartir con ella aunque solo sea un segundo a su lado. Es esta misma desesperación la que la llevará a cometer el error más grande de su vida, el que incline la balanza hacia un lado o hacia el otro. ¿Conseguirá superarlo?
Pero al lado de Enzo y de Ara confluyen otros personajes que tendrán más o menos peso en la historia y cuya actuación en ella será, en muchos casos, definitiva para su conclusión.
Empecemos por la mala del cuento: Anna. Anna es una mujer enferma que vive anclada en un pasado terrible que no ha podido ni querido superar. Enzo, en un momento determinado de la historia, ya casi al final, le da la clave para hacerlo, el problema es que ella no tiene intención de superarlo porque es mas cómodo vivir alimentando su ira, su odio y su ansia de venganza. Anna es una mujer que ama con la misma intensidad con la que odia, porque para ser justos, no puedo negarle que en algún sitio de su muy negro y oscuro corazón hay sitio para un amor… enfermizo sí, pero amor al fin y al cabo. Son estos dos sentimientos, odio y amor, los que gobiernan su vida, los que desencadenarán una serie de acontecimientos insospechados. Pero Anna es también una mujer con unas ansias de poder ilimitadas, que se crece ante el sufrimiento de los demás. En este sentido protagonizará los momentos más duros, dramáticos y crueles de la historia, porque para ella el dolor es poder, un poder que la excita de una manera atroz. Podríamos decir que Anna es tanto una víctima como un verdugo, ambos a partes iguales, ya que es tan esclava de su amor como lo es de su odio y adicción.
Rocky es su hermana, una mujer que comparte el mismo pasado trágico de Anna, pero a diferencia de ella sí hace algún intento por superarlo y vivir con esa carga tan pesada, ella ha seguido con su vida, una vida dedicada a los demás, hasta que su hermana irrumpe de nuevo, acabando con esa paz y tranquilidad que ella se había creado. Anna no la deja seguir con su vida porque para ella, Rocky no se merece ser feliz o tener simplemente un poco de paz. Poco más voy a decir de este personaje, pues quiero que el lector descubra a Rocky por él mismo, sin ir mediatizado por mi opinión. Solo decir que es un personaje que cuando aparece hace que te pongas en guardia, que te caiga mal, ¿una posible rival de una Ara que no puede defenderse dado el estado en el que está?, la cuestión es la opinión que el lector acaba teniendo al final de la narración y el final, feliz o no, que desea para ella.
Vayamos con Luca. Luca es un amigo de los de verdad, de esos que no te abandonan nunca ni aun en tus peores momentos, ni siquiera cuando no quieres tenerlos cerca y les dices muy claro que se vayan, que no los necesitas, cuando en realidad lo que uno está reclamando es precisamente que se queden y le ayuden, que le tiendan esa mano amiga. Esto es, ni más ni menos, lo que Enzo reclama de Luca, él lo sabe y no duda un segundo en tendérsela. Luca es la voz de la conciencia de un Enzo que ha abandonado algo muy precioso para él en pos de una verdad: descubrir al causante del accidente de su esposa.
 Enzo se ha volcado en Ara, cosa totalmente lógica porque ella es el motor que mueve su vida, y en averiguar la identidad de esa persona que les ha herido de muerte. Se ha olvidado de su hija, más que olvidado, porque decir esto sería injusto, hay que decir que la ha relegado a un segundo plano, confiado de que la niña está feliz en casa de sus abuelos. Realmente la niña es feliz, se siente querida y cuidada, pero echa de menos a sus padres de modo incondicional, no duda en llamar a Enzo con cualquier excusa reclamando su atención, mandándole un claro mensaje: lo extraña, lo necesita, en su mente de niña no entiende qué pasa, no comprende por qué su padre y su madre no están junto a ella, que les espera en casa de sus abuelos con una sonrisa feliz en la cara. Adrianna es esa persona en la que Enzo puede refugiarse para mitigar un poco su dolor, el problema es que esto es algo de lo que él no es consciente. Pero Luca sí, y es él mismo quien le obliga a volver con su hija, chantajeándolo con algo que Enzo busca desesperadamente, con la única condición de que no deje abandonada a la niña. Luca es un amigo que en un momento determinado se tendrá que enfrentar a un terrible dilema: el corazón y lo que le dicta que haga, o la justicia y la verdad. Aunque puede que esa justicia y esa verdad vayan de la mano con lo que le grita el corazón.
Ahora vamos con Ro. ¿Quién es Ro? Ro es un personaje que cuando sale también cae mal, por lo menos a mí y la razón se averigua única y exclusivamente leyendo, porque yo no voy a dar más pistas, solo decir que al final solo es un ser humano más, con sus virtudes y defectos, que cumple su papel en la historia. Un personaje que quizás se equivocó en el pasado, error que ha pagado y que ahora se muestra como una firme aliada de Enzo en esa búsqueda desesperada de la verdad. Al mismo tiempo es la única, junto con Luca, que pueden parar en un momento determinado la locura de un hombre roto y destrozado que no entiende nada de lo que está sucediendo a su alrededor, que se muestra impotente ante una serie de acontecimientos que lo desbordan y precipitan su final haciéndole cometer el mayor de los errores.
Vayamos con los padres de Enzo, esos a los que Ara no acaba de caer bien porque, sencillamente, su forma de ser no encaja en su mundo ridículo y estricto, aquellos que no saben estar a la altura de las circunstancias cuando un suceso terrible envuelve sus vidas, pero que, sin embargo, son aquellos que saben olvidar, perdonar, apoyar a su hijo y, en cierto modo, a su nuera en la adversidad, aunque Ara no les caiga bien. Poco se puede decir también de estos personajes, solo que, como Ro, también cumplen a la perfección con su papel en la historia. Solo destacar un momento importante entre padre e hijo, en el que el padre le dice al hijo algo que Enzo no quiere oír, pero a lo que es muy posible que se tenga que enfrentar. Enzo, en esta historia, está en fase de negación total, absoluta, sumergido en su propio mundo desesperado; el padre, en este momento concreto, intenta hacerlo reaccionar, pero no puede del mismo modo que tampoco ha podido hacerlo Ro e incluso el mismo Luca.
Dejo para el final a mi niña favorita, a mi personaje preferido de esta historia, a la hija de Enzo y de Ara, al fruto indiscutible de su amor incondicional, Adrianna. Una niña maravillosa y preciosa tanto por fuera como por dentro,  a la que Enzo, inconscientemente, absorbido por su dolor y su deseo de encontrar al culpable de la situación de su esposa,  ha abandonado con unos abuelos que le brindan todo su cariño, que la mantienen sana y feliz tal  como siempre debe estar una niña; pero al mismo tiempo es una niña abandonada por un padre que, desesperado, no asume su papel  hasta que no se da cuenta del error que está cometiendo, hasta que no ve que en esa pequeña personita está su refugio y su paz.
La niña adora a su padre, para él es su princesa, aunque parece haberlo olvidado, cosa que se entiende perfectamente.  Se ve claramente desde el principio la complicidad que existe entre ellos. Realmente esa niña puede ser y de hecho es, ese puerto de abrigo, ese lugar seguro en donde Enzo se refugie de su dolor, el problema es que en un momento determinado, Enzo se separa de ese puerto seguro para ir a navegar por otras aguas que precipitarán un final que ni nos sospechamos y que nos mantiene en vilo hasta casi la última línea, una peculiaridad muy particular de Abigail que ya nos dejó ver en Recordando lo imposible.
Realmente se demuestra que una mala decisión de un hombre agobiado, atormentado, roto, que ya no sabe qué es real y qué es ficción, puede desencadenar la más terrible de las tragedias, ¿o quizás no? Para averiguarlo no tenéis más que leer esta apasionante historia.
Me gusta mucho cómo escribe esta autora, su lenguaje es fácil, sencillo. Su manera de narrar atrevida y muy amena, da ritmo a la historia evitando que los personajes o la misma narración se estanquen,  provocando que el lector se ponga en los zapatos del personaje sintiendo lo mismo que él, porque es toda una experta en describir los sentimientos.  No es amiga del drama innecesario, lo cual se agradece, pero como ya dije en alguna ocasión, no le tiembla la mano a la hora de añadir una escena trágica o especialmente dramática, escenas que te hacen estremecer e incluso llorar, que empatices con el personaje, a veces amándolo y otras odiándolo. Escenas que llenan de vida y ritmo a la historia.
Si queréis saber qué se oculta tras ese velo que separa sueño de realidad y descubrir quién es La Muñeca Tatuada, no tenéis más que leer esta apasionante historia. Estoy segura de que os encantará.


SOBRE LA AUTORA:

Abigail Villalba Sánchez, es natural de Madrid y vive en Coslada una localidad cercana a la capital.  Es muy jovencita, tan solo 23 años y esta es su tercera incursión en este mundo tras hacernos disfrutar de sus dos libros anteriores Conquistando lo imposible y Recordando lo imposible.  Próximamente la tendremos de vuelta con el siguiente libro de esta saga, otra historia tan maravillosa como las anteriores…, eso seguro.
Sus aficiones son leer y, sobre todo, escribir y plasmar en el papel aquellos sueños e historias que siempre ha querido compartir con sus lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario