RESEÑA DE "CARICIAS DEL DESTINO", PRIMER LIBRO DE LA SERIE "CARICIAS" DE YOLANDA REVUELTA MEDIAVILLA






CARICIAS DEL DESTINO
AUTORA: Yolanda Revuelta Mediavilla.
IDIOMA: Español
GÉNERO: Romántico
VENDIDO: Amazon

SINOPSIS:
 

Hospedarse en la casa de su amiga durante el verano, implicará para Jimena Romano el finalizar su tesis doctoral. Pero no solo descubrirá en Barna, una tierra tan verde como mágica, sino que también se encontrará con un  hombre tan ermitaño como huraño, del que nunca ha oído hablar y que logrará sorprenderla aún más.
Atormentado por el pasado que vivió y en el que se encierra, Logan Mackinlay apenas se hace notar en Barna, el pueblo que le vio nacer.
Aislado del mundo y envuelto tanto en sus cicatrices físicas como psíquicas, el destino le presentará una nueva batalla por la que luchar cuando su camino se cruce con el de la mejor amiga de su hermana. Su consolidada y dolorosa existencia ya no será la misma y afrontar lo que su corazón le grita será una prueba más a vencer.
¿Podrá una caricia quebrar la barrera del dolor y la soledad?






MI OPINIÓN PERSONAL: 

Con “Caricias del Destino”,  Yolanda Revuelta Mediavilla, su autora, inicia una nueva serie de libros que lleva por título “Caricias” y que constará de dos  títulos más: “Caricias del poder” y “Caricias del ayer”.
 En “Caricias del Destino” se nos cuenta la historia de Logan MacKinlay  y Jimena Romano, dos personajes difíciles de entender, cerrados  a la posibilidad de amar y ser amados, aparentemente diferentes entre sí pero a la vez tan iguales. Cada uno con sus propios problemas y demonios, solitarios, encerrados en sí mismos, sobre todo Logan. Pero, a la vez, necesitados de ese amor incondicional que los salve y los redima.                                                                                                                               Cuando ambos se conocen  sus voluntades chocan estrepitosamente, el destino entonces  hace de las suyas,  en ese momento ya no hay vuelta atrás, por mucho que ellos se empeñen en negarlo. Pueden  dar todos los giros que quieran  huyendo de él,  vueltas y más vueltas en el camino que inexorablemente les va a llevar o bien al uno en brazos del otro, o bien  llevarlos por caminos separados. Porque el destino es así: caprichoso, cuando algo se propone ya puedes luchar con uñas y dientes contra él porque nunca saldrás vencedor. 
Jimena Romano es una chica de ciudad, acostumbrada al tráfico, al bullicio, a la locura de una gran metrópoli,  que te estresa nada más salir por la puerta de tu casa. Es por eso que nada más llegar a Barna, ese precioso pueblo irlandés, se siente enseguida seducida por el color verde de sus pastos  que predomina por doquier, persiguiéndola por donde quiera que vaya; por esa tranquilidad propia de un pueblo que lleva su ritmo propio; por esas preciosas casas a las que no les falta un no menos precioso jardín; por esa magia intrínseca de un país misterioso y con duende  que evoca a los antiguos Highlanders, moradores de esas tierras altas de Irlanda, hombres rudos,  toscos, a veces hostiles y otras veces tiernos y apasionados, muy del estilo de Logan, protagonistas a su vez de bellas historias de amor,  como la de nuestra pareja.
Se podría decir que Jimena es una muchacha sociable y extrovertida, ya que no tiene dificultad en hacer amigos, pero también tiene un gran mundo interior, ese que la aísla de Logan, que la cierra a la posibilidad de ser feliz. Se hace amiga de Berta y Emma nada más conocerlas, pero algo dentro de ella la impide establecer una relación cordial con Logan, del mismo modo que a Logan le cuesta establecerla con Jimena,  por la simple razón de que el uno supone un peligro para el otro, algo a lo que ninguno está dispuesto ni preparado para enfrentar.  
La diferencia entre ambos es que Logan, desde hace un tiempo, pues antes de un suceso que marcó su presente y su futuro no era así,  se ha vuelto  taciturno, nada sociable, ermitaño,  solitario, no tiene ninguna relación con las buenas gentes del pueblo a las que les encanta hablar de la vida de sus vecinos, y la llegada de una nueva persona, amiga de una de sus vecinas y su relación o no relación con el hermano de esta, es un buen tema de conversación.
Se puede decir, que el mundo de Logan se reduce a su perro, sus tierras, sus animales y Owen,  el único amigo que tiene. 
Cuando Logan y Jimena se conocen  sus mundos colisionan de tal modo que ya no hay vuelta atrás, pero ninguno de los dos lo reconoce al principio. Muy por el contrario,  ambos son conscientes de su atracción y ambos luchan contra ella con uñas y dientes.
¿Conseguirán vencer a esa atracción o se rendirán a ella?
Cuando Jimena ingresa  en la Universidad,  donde estudió Filología inglesa, conoce a Brenda. La conexión se produce enseguida,  ambas se convierten en las mejores amigas. Es precisamente Brenda quien le da la oportunidad de huir de una vida que la agobia y la asfixia, de una madre hipocondríaca culpable de todos sus males.  Brenda tiene que marchar lejos de su casa por motivos de trabajo, ofreciéndole  a Jimena la oportunidad de una vida tranquila,  pacífica,  en un pequeño pueblo irlandés llamado Barna que nada tiene que  ver y en nada se parece a la locura de una gran ciudad. Allí todo el mundo es amigo de todo el mundo, todos se conocen,  todos parecen saberlo todo de la vida de los demás. Jimena acepta el reto, es la oportunidad perfecta para llevar una vida tranquila lejos del bullicio de Madrid, lejos de su madre y una oportunidad para  poder terminar así su tesis doctoral en un lugar idílico.
En realidad, Jimena viaja a Barna en busca de su destino, aunque eso ella todavía no lo sabe, pero sí su amiga Brenda quien tiene un plan. De momento viaja  huyendo de ese presente que la agobia, de ese pasado triste, pues ella también lo  tiene,  menos trágico que el de Logan pero ahí está… marcándola, provocándola pesadillas. Pero también quizás huya  de sí misma y, sin saberlo, vaya al encuentro de su destino.
Una vez en Barna, Jimena conoce a Emma, la prima de Brenda y Logan, con la que también conecta enseguida. Emma es una mujer decidida y valiente que está luchando contra sus propios demonios, contra un amor malogrado al que no puede olvidar. Poco más puedo hablar de ella, solo que será una constante en este primer libro, cómplice y  confidente de Jimena, ya que se da cuenta enseguida de la atracción que existe entre ambos y no duda en echar un cable a su nueva amiga, y en decirle las cosas que solo una amiga tiene permiso de decir.
A lo largo de la narración  se va vislumbrando poco a poco la historia de este personaje y de ese amor que… aparentemente no pudo ser, por lo que pasará a ser la protagonista del tercer libro de la serie, “Caricias del ayer
Pero sigamos con “Caricias del Destino”. Jimena no sabe que Brenda, quien  al parecer nunca le ha guardado ningún secreto, esta vez oculta uno,  uno muy gordo e importante. Cuando en una situación, llamémosle comprometida, a la vez que curiosa y muy divertida,  Jimena conoce a Logan, las chispas saltan irremediablemente entre los dos, pero ninguno quiere reconocerlas ni contribuir a apagarlas,  disfrazando ambos  esa atracción que surge entre ellos en odio, antipatía y… negación de los propios sentimientos. Se inicia entonces una curiosa competencia por ver quién es más hábil huyendo del otro y, a la vez, creando excusas para encontrarse.
Logan, el hermano de Brenda, es una  persona complicada, difícil de llevar. Atormentado, amargado  por un horrible pasado que se nos va desvelando a lo largo de la historia y que desde luego es aterrador; se ha cerrado a sí mismo y a la posibilidad de ser feliz con una mujer. Se monta sus propias historias y películas particulares, convencido totalmente de que ninguna fémina va a querer estar con un hombre como él,  con unas secuelas físicas visibles y otras psicológicas, atroces, mucho más importantes que las físicas, producto de su intervención en una guerra tan cruel como inútil: Afganistan. 
Llegados a este punto quiero recalcar que Yolanda Revuelta me parece una autora valiente,  tan valiente como para meterse en un tema tan actual, tan candente,  tan desgraciadamente  de moda como es la carga psicológica que se traen de regreso los soldados que logran salir con vida del infierno de  Afganistan y volver a casa, lo cual, en ocasiones, es toda una proeza. Son secuelas psicológicas mucho más difíciles de curar que las físicas, que te dejan marcado para el resto de tu vida si no eres lo suficientemente valiente como para enfrentarte a ellas de una manera o de otra, o si no tienes a nadie que te ayude a superarlo, lo que podríamos llamar una motivación. Si te dejas vencer por ellas, si todos tus días y también tus noches giran en torno a ese momento tan trágico como aterrador… estás perdido para siempre y esto es en cierto modo lo que le ocurre a Logan.
Cuando este  conoce a Jimena, le cuesta asumirlo, pero ese momento marcará un antes y un después para él. Jimena es  la persona que él estaba esperando sin ser consciente de ello, aquella que alejará sus pesadillas, aquella que lo ayudará a ser feliz dejando atrás esa terrible experiencia. Es, en resumen, aquella que le ayudará a curar. Pero Logan también es para Jimena lo mismo, Logan es esa persona que hará que Jimena se plantee de nuevo su postura ante el tema del amor, el que la ayudará a cerrar un pasado para  centrarse en el presente y en el futuro. Los dos son tal para cual, ambos se ayudan a cerrar las heridas abiertas de ese ayer que les impide seguir adelante.
Amargado, solitario, huraño, prisionero de un pasado que lo atormenta, Logan no es ni la sombra de lo que fue, ese hermano de Brenda que se desvivía por ella, por hacerla feliz, que la defendía, protegiéndola  de todo y todos. Tras un momento trágico en la vida  de los dos hermanos, Logan simplemente se fue a combatir en una guerra que no era la suya, huyendo de la realidad y abandonando a Brenda. Porque eso es lo que mejor sabe hacer Logan: huir. Cuando una situación le sobrepasa, simplemente se va, desaparece, no se enfrenta a ella, porque el temor al rechazo es más fuerte que su valor para enfrentarse a esa situación.
Aunque a Jimena y a la misma Brenda también se les debe achacar  la misma desafortunada costumbre. Logan huye para no tener que ver en los ojos de nadie,  en especial de Jimena, el rechazo provocada por sus secuelas físicas, ya que está convencido de que es poco hombre para ninguna mujer, sobre todo para  Jimena, la mujer de la que, por mucho que lo niegue se ha enamorado.
Cuando por fin lo acepta, solo lo hace como algo temporal, resignado a que para ellos no haya un futuro. Para él no existe ese futuro, y tan convencido está de ello que ni siquiera se molesta en luchar por él. Muy por el contrario, llega un momento determinado de la historia en el que Logan asume lo que no es, tira la toalla desconcertando a Jimena,  provocando  que ella tome una decisión equivocada, según mi humilde opinión. En pocas palabras: tan convencido está de lo que va a suceder que él mismo provoca que suceda con su actitud.
Hasta que el destino caprichoso e inmutable le pone en la dirección correcta obligándolo a tomar una decisión que cambiará para siempre su vida… Bueno… el destino y algunas personas que de una manera o de otra lo encauzan,  en cierto modo,  en esa dirección. El problema es que quizás esto ocurre demasiado tarde. Pero a pesar de encauzarlo, hay algo que también sucede entre medias y  que detiene a Logan. Llegados a  este punto os prometo que  os va a encantar al mismo tiempo que sorprender el motivo final por el que  Logan decide por fin luchar por sí mismo y apostar por el amor.
Jimena, por su parte, también huye de un  presente que la agobia, representado en una madre hipocondríaca y absorbente, aunque no es una mala mujer ni una mala madre, simplemente, como todos los personajes del libro, huye, huye de una realidad muy triste que es incapaz de asumir.
Jimena por su parte, huye de Logan nada más conocerlo, convencida de que él no corresponde ese sentimiento que poco a poco reconoce que va naciendo en ella, montándose así su propia película alternativa, algo que tiene en común con Logan. Pero, en  realidad, eso no es más que una excusa, porque de lo que huye es del amor en sí.  Huye del sufrimiento, del dolor y la pérdida.
Huérfana de padre, ha sido testigo del decaimiento de su madre por echar de menos a un hombre que lo era todo para ella, y rechaza por eso cualquier tipo de compromiso a largo plazo, porque no amar es sinónimo de no sufrir por la pérdida de ese amor. Cuando conoce a Logan, su mente racional le dice una y otra vez que es un hombre exasperante del cual debe alejarse cuanto antes porque así estará mejor, pero al mismo tiempo, su corazón no hace más que buscar una excusa tras otra, un pretexto tras otro,  para encontrarse con él.
Lo cierto es que la tónica reinante en este primer libro de la serie es que los personajes tienen ese denominador común: huyen ante los problemas que se escapan a su entendimiento o que les sobrepasan. No se enfrentan a ellos, como en el caso de Logan, de la misma Jimena y también de los demás personajes que conforman esta historia. Huyen sin  esperar o pedir una explicación a determinadas situaciones que de un modo o de otro son el detonante de esa huida. Ellos ven u oyen algo concreto, confuso,  y se forman su propia película interior, su propia hipótesis y, simplemente, se van porque escuchar la confirmación de algo de lo que están convencidos es demasiado duro para ellos cuando lo más fácil es huir antes que enfrentar esa situación.
                                                                                 Alrededor de Logan y Jimena, orbitan otros personajes con su grado de importancia, ya que pasarán a ser los protagonistas de los otros dos libros de la serie. Tal y como he señalado anteriormente.
Brenda es la hermana de Logan, licenciada en Relaciones Internacionales y mejor amiga de Jimena, a la que cede su casa en Irlanda cuando ella acepta un trabajo en Estados Unidos, colaborando en la campaña del Senador Neil Collins. Poco voy a decir de estos dos personajes, pues ya hablaremos de ellos en “Caricias del Poder” segundo libro de esta serie y que, según me ha dicho un pajarito, está próxima su publicación. Solo decir que Neil entra en la vida de Brenda como un huracán, avasallando y sin pedir permiso, y Brenda no está preparada para recibirlo.
Neil es alguien artificial, egocéntrico y prepotente,  un político con ansias de poder que se ha dejado vencer por el personaje que representa, relegando al ser humano que habita dentro de él a un segundo plano, ese al que Brenda resucita,  razón por la que decide mantener las distancias con ella. Otro personaje que huye de sí mismo. Que se deja vencer por sondeos, estadísticas, encuestas, resultados y por una fría asesora de campaña,  calculadora, a la que solo le interesa el poder.  Algo sucede que hace que Neil tome una decisión, pero esto ya lo veremos en “Caricias del Poder
Emma es aparentemente feliz, sin más preocupación que su jardín, la cocina y disfrutar con sus amigos de una buena taza de té y un buen dulce.  Pero cuando se ahonda más en este personaje, nos damos cuenta de que Emma también tiene tras de sí un pasado doloroso, protagonizado por una hermosa historia de amor que se truncó. Nada más conocer a Jimena se hace amiga de ella, convirtiéndose en su confidente, cómplice  y asesora.
Del mismo modo, Owen, mejor amigo de Logan, de hecho el único que le entiende a la perfección, es también su confidente y asesor. Es mucho más que eso, en realidad, es aquel  que siempre está ahí para cuestionar su comportamiento porque eso hacen los auténticos amigos, pero también para  apoyarlo en los malos momentos. Owen es un hombre que tomó una mala decisión en el pasado, a consecuencia de la cual vive un presente atormentado. Ni que decir tiene que junto con Emma será el protagonista de “Caricias del ayer”, tercer libro de la serie.
Tanto Emma como Owen, y  Brenda más tarde, se dan cuenta en seguida de la atracción que existe entre Logan y Jimena y se convertirán en todos unos conspiradores para hacer que el amor de la pareja llegue a buen puerto. Sobre todo las chicas, ya que la actitud de él es menos enrevesada, simplemente se lo hace ver de la forma más directa y sincera posible. Brenda y Jimena también son sinceras la una con la otra, pero Brenda y Emma conspirarán para que, como digo, ese amor pueda llegar a buen puerto.
Con lo que no cuentan nuestra amigas es con la inesperada aparición de un personaje del que hablaré más adelante, y de una actitud de Logan ante algo que hace este personaje, cuando menos, confusa y poco entendible con la que sin querer, hace daño a Jimena. Brenda, en un momento dado, no tardará en enfrentarse a su hermano para hacerle entender su mal comportamiento, esa mala actitud que le llevará  a perder a Jimena si no hace algo para remediarlo. En cierto modo, Brenda es otro detonante que provoca que Logan tome la decisión correcta. ¿Será tarde para ello?
Como en toda buena historia de amor que se precie, tenemos al personaje femenino antagonista, alguien que sin ser malo del todo, es causante de fricción y desasosiego en la pareja. Me refiero a Cassie, una persona a la que no consigo entender bien, pues su actitud me resulta contradictoria. Yo más bien diría que no se entiende ni ella misma. Hay un momento del libro en que la odias porque no aparece más que para causar fricción en la pareja, una fricción que quizás la historia pida y que sirve también como otro detonante. 
En un segundo momento, ella hace algo que aplaudes, pero al segundo siguiente su comportamiento cambia, el comportamiento de Logan y ella, deja que desear,  ya que protagonizan un momento confuso, sobre todo en el caso de Logan, algo que provoca dolor y rechazo en Jimena. Es Cassie quien lo provoca,  pero la respuesta de Logan es muy confusa, cuestionable y, en cierto modo, le está bien empleada la reacción de Jimena, otro detonante más de los muchos que hay en la historia.
En otra tercera ocasión  el  comportamiento de Cassie no es el correcto y ella misma se da cuenta e intenta remediarlo, pero lo cierto es que llegados a este punto el lector deseando es que desaparezca de escena cuanto antes.  No es un personaje que me caiga bien precisamente, pero tampoco me cae del todo mal, mala no es de ninguna de las maneras, pero tampoco es un personaje con una mente limpia y un comportamiento correcto. Pienso que ella intenta llevar de una manera muy sutil a Logan a su terreno, diciéndole aquello que él puede que quiera o no escuchar para luego sacar provecho de la situación. Pasa por la historia de refilón, simplemente haciendo el papel que le corresponde, ser quizás un detonante como ya he dicho, el detonante que inclinará la balanza hacia un lado o hacia  otro. Logan se siente comprometido emocionalmente con ella, por razones que no voy a desvelar y eso puede llegar a suponer  un serio y grave problema. Cassie, por el contrario, lo tiene muy claro, e intenta ir a por ello, pero Logan lo tiene tan claro como ella, aunque quizás no se dé cuenta por su manía de pensar que no es digno de Jimena, lo cual puede llegar a explicar su actitud confusa en un momento determinado. ¿Cómo acabará la cosa?
Realmente he disfrutado mucho leyendo esta bonita historia de amor, una historia de amor de las de antes, de las de siempre, de las que nunca se olvida y recuerdas con cariño. Está escrita en un lenguaje ágil y ameno que te facilita la lectura. La autora no se detiene en grandes y extensas descripciones, va directa al asunto, desgranando, desvelando y contando según viene al caso.
Ya estoy deseando leer la historia de Neil y Brenda, porque al final, la autora nos deja con la miel en los labios en lo que a esta pareja se refiere. En un final muy curioso en donde ha cerrado una historia y al mismo tiempo abre la puerta para la siguiente. Una tónica que cada vez se va haciendo más común entre las autoras de romántica y que creo  que es algo acertado, pues te intriga e incita a leer el segundo libro para ver cómo sigue esa historia que, en cierto modo, dejó inconclusa.
Una hermosa narración en la que el destino juega un papel protagonista. ¿Te atreves a descubrir qué será lo que tiene preparado para Logan y Jimena? ¿Su plan será que acaben juntos, o terminaran cada uno por su lado? ¿Serán capaces de dejar sus demonios atrás y luchar de verdad el uno por el otro? ¿Quién dará el primer paso?


SOBRE LA AUTORA:

No es la primera incursión en el mundo editorial de esta escritora,  pues antes de “Caricias del Destino”  tiene otros títulos publicados como “Preludios del Pasado” o “Donde me lleven tus sueños”  y que podemos encontrar en Amazon.
Natural de Besaya (Torrelavega) vive ahora en Carlés. Forma parte de ARI, (Autoras Románticas independientes), un grupo de grandes escritoras noveles que poco a poco se van haciendo su hueco en este difícil mundo.





2 comentarios:

  1. Un millón de gracias por una reseña tan fantástica, preciosa.
    Me ha encantado de principio a fin.
    Un besazo enorme...Muackkkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por escribir una historia tan hermosa que me ha llenado tanto y me ha gustado mucho más. Estoy deseando leer esas "Caricias del poder" y "Caricias del ayer"
      Muchos besos, y me alegro de que te haya gustado

      Eliminar